Messi luce, Neymar sufre

GETAFE 0 -BARCELONA 2

Messi luce, Neymar sufre

El argentino regresó al once firmando los dos goles que aseguraron el pase a cuartos de un Barça que se medirá al Levante y pierde Neymar, con un fuerte esguince de tobillo
Sevilla - Leganés: Copa del Rey

Hasta que apareció Messi, el partido en el Coliseum Alfonso Pérez era un canto a la extinción del actual modelo de Copa. Si sumamos una goleada en el Camp Nou que dejaba la eliminatoria sentenciada desde el partido de ida; un horario oligofrénico en un día de perros con una entrada más propia de un canódromo de barrio que de un estadio de la supuesta ‘Mejor Liga del Mundo’ y la lesión de Neymar a los 22 minutos de encuentro, todo daba a entender que una vez más, sobraba el partido. No obstante, ante todas estas funestas desdichas, llegó Messi e iluminó la velada con dos goles justificando lo injustificable. El segundo, además, fue una obra maestra. El 0-2 es lo de menos. Que el duelo iba a ser una pérdida de tiempo estaba claro desde que el Barça repasó a los azulones por 4-0 en la ida. La historia estaba en no pagar demasiados peajes.

Pues resultó que el peaje fue muy duro porque antes de la media hora de partido, Neymar fue a centrar una pelota y se retorció el tobillo en una posición contra natura que encendió todas las alarmar del club. De momento, parece que sufre un serio esguince de ligamento en los tendones peróneos del tobillo derecho. Hoy le someterán a pruebas para ver el alcance real de la lesión, pero en estos casos, lo normal, como mínimo son cuatro semanas de baja siempre y cuando los tendones no se hayan salido del sitio. El brasileño salió del campo sin poder apoyar el pie y con grandes muestras de dolor. Los camilleros del Coliseum pueden dar fe. Lo vieron sin moverse de su sitio.

Tras la lesión, el partido se dio casi por acabado para todos, pero Messi seguía en el campo. A falta de dos minutos para el descanso, Leo marcó el primer gol con un sutil toque y en la segunda parte justificó la celebración del partido con una obra de arte que supuso el segundo gol. Fue la venganza a la lesión de Neymar.

Comentarios

Comentarios no disponibles