"Los chicos no se creen que jugué al lado de Raúl y Guti"

AStv

ASTV

Real Madrid | Álvaro Benito

"Los chicos no se creen que jugué al lado de Raúl y Guti"

“Quería empezar desde abajo y con gente joven. Me surgió esta oportunidad ideal porque yo vivo cerca”, cuenta el novel técnico desde el campo de hierba artificial.

"Si alguien quiere salir guapo, que se ponga la careta”. Éstas fueron las instrucciones del entrenador del Juvenil A del Villalba, Álvaro Benito, en el posado para este reportaje. Exhibe buen rollo con los jóvenes, se declara cholista ilustrado (“partido a partido”) y desprende naturalidad. Durante cuatro días a la semana (tres entrenamientos y un partido) deja a un lado su faceta de vocalista en Pignoise y contertulio televisivo para ponerse el ‘traje’ de entrenador. Chándal y cronómetro al cuello (“ahora entiendo al Mono Burgos”, sostiene entre risas) junto a sus ayudantes, Héctor Polo (batería de Pignoise) y Joyce Moreno, y el preparador físico, Sergio Acuña. Esta oportunidad le llegó a través de la empresa Futsmile, que se hizo con las riendas del CUC Villalba en el mes de junio. Un club, por cierto, que tiene un acuerdo de colaboración con la cantera del Real Madrid.

“Quería empezar desde abajo y con gente joven. Me surgió esta oportunidad ideal porque yo vivo cerca”, cuenta el novel técnico desde el campo de hierba artificial de la Ciudad Deportiva de Collado Villalba. Le recuerda a sus tiempos en el Real Ávila, donde el entrenador era el encargado de la pizarra y de llevar el botiquín. “Soy realista. El Madrid es un lujo en todos los sentidos porque la realidad que se vive en esos vestuarios no es la del fútbol modesto”, explica. A sus chavales intenta “convencer y no imponer” a raíz de su experiencia como futbolista en el Madrid, Tenerife y Getafe. La temible triada, de la que nunca terminó de salir, le apartó del fútbol profesional. “Los chicos no me han visto jugar. Son muy jóvenes. Se ponen vídeos en el Youtube para creerse de verdad que jugué con Guti y Raúl”, afirma. Hasta la jornada 11 le llamaban Invictus. Pero las dos derrotas consecutivas ante el Alcobendas Sport y el Calasanz Pozuelo no le han quitado las ganas de seguir fajándose en los banquillos. El equipo ocupa la cuarta plaza del grupo 1 de Preferente Juvenil.

Los chavales sueñan con el ascenso. El míster, mientras, insiste en el “partido a partido”. Nada le desconcentra. Ni cuando en el campo del Galapagar un grupo de aficionados le pusieron en un megáfono su propia música de Pignoise. Sonaba ‘Nada que perder’. Un buen título para comenzar su carrera…

Comentarios

Comentarios no disponibles