El futuro de José Antonio Camacho en China está en el aire

CHINA

El futuro de José Antonio Camacho en China está en el aire

El futuro de José Antonio Camacho en China está en el aire

Su balance como seleccionador: fracaso en la clasificación para el Mundial 2014, caída de 30 puestos en la clasificación FIFA y peor goleada histórica ante Brasil (8-0).

El futuro de José Antonio Camacho al frente de la selección de China está en el aire. La última derrota del equipo frente a Tailandia en un amistoso (1-5) ha generado las críticas de aficionados y medios de comunicación, que no quieren al técnico español al frente de China por más tiempo. Por ese motivo, la Administración General de Deportes del país asiático celebró ayer una reunión de urgencia en la que federativos, entrenadores y otros responsables discutieron la mala situación de la selección y la continuidad o no de Camacho al frente del equipo.

El de Cieza llegó a China hace cerca de dos años (cobrando 2,8 millones de euros al año, según South China Morning Post) con el objetivo de meter a la selección en el Mundial de Brasil 2014. No solamente no lo ha conseguido, si no que además el equipo cayó eliminado y ya no lucha por entrar en la cita mundialista. Además, también con Camacho en el banquillo, China encajó su mayor goleada de la historia (8-0 frente a Brasil). Y, por último, la selección ha caído desde la llegada del técnico español 26 puestos en el ránking FIFA, para estar en la actualidad en el puesto 95.

Pero sin duda, el golpe más duro ha sido la derrota ante una Tailandia que contaba con numerosos juveniles en su equipo. Tras ese 1-5, que coincidió en el día con el 60 cumpleaños de Xi Jimping, presidente chino y forofo del fútbol, cientos de aficionados se agolparon a la salida del estadio pidiendo la dimisión de Kamaqiao, como se conoce a Camacho en China. Incluso rodearon al autobús de la selección, mientras pedían a gritos la dimisión del entrenador español.

Ahora habrá que ver qué decisión toma la Administración General. Los diarios deportivos apuntan que en el caso de despido, éste sería muy caro (5,5 millones de euros). Pero no culpan sólo a Camacho de la actual crisis futbolera en China. Los numerosos escándalos de los amaños de partidos y la ausencia de cantera son problemas que, con o sin el español en el banquillo, el fútbol chino debe resolver en los próximos años.

Comentarios

Comentarios no disponibles