LaLiga Santander
Rayo RAY

-

Getafe GET

-

Premier League
Bundesliga
Liga Holandesa
NAC Breda NAC

-

Willem II WII

-

Heracles HCL

-

Groningen GRO

-

Feyenoord FEY

-

Zwolle ZWO

-

VVV-Venlo VVV

-

ADO Den Haag ADO

-

Fortuna Sittard FSI

-

De Graafschap DGR

-

Liga Belga
Anderlecht ADL

-

Cercle Brugge

-

KV Oostende OOS

-

Gent GNT

-

Charleroi CHR

-

Zulte Waregem WRG

-

Liga Rumana
Gaz Metan M. GMM

-

FC Botosani BOT

-

Universitatea Craiova UCR

-

Steaua STE

-

Liga Turca
Caykur Rizespor RIZ

-

Konyaspor KON

-

Ankaragücü ANK

-

Yeni Malatyaspor YEN

-

Alanyaspor ANY

-

Antalyaspor NTL

-

Göztepe GÖZ

-

Besiktas BES

-

Liga Endesa ACB
Joventut JOV

-

Gipuzkoa B. GBC

-

Baskonia BAS

-

Murcia MUR

-

Zaragoza ZAR

-

Fuenlabrada FUE

-

NBA
FINALIZADO
Washington Wizards WAS

113

Toronto Raptors TOR

117

FINALIZADO
Indiana Pacers IND

132

Brooklyn Nets BKN

112

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

116

Orlando Magic ORL

115

FINALIZADO
New York Knicks NYK

101

Boston Celtics BOS

103

FINALIZADO
Chicago Bulls CHI

116

Detroit Pistons DET

118

FINALIZADO
Miami Heat MIA

112

Charlotte Hornets CHA

113

FINALIZADO
Dallas Mavericks DAL

140

Minnesota Timberwolves MIN

136

FINALIZADO
Denver Nuggets DEN

119

Phoenix Suns PHX

91

FINALIZADO
Portland Trail Blazers POR

121

San Antonio Spurs SAS

108

FINALIZADO
Los Angeles Lakers LAL

115

Houston Rockets HOU

124

Final WTA World Tour
Petra Kvitova Petra Kvitova
-
Elina Svitolina Elina Svitolina
-
Caroline Wozniacki Caroline Wozniacki
-
Karolina Pliskova Karolina Pliskova
-
Liga Griega
Levadiakos FC LEV

-

Xanthi XAN

-

Aris ARI

-

PAOK PAO

-

OFI Creta CRE

-

Olympiacos OLY

-

Liga Uruguaya - Clausura
Atlético Fénix FEN

-

Club Atlético Atenas CLA

-

Rampla Juniors RAM

-

Danubio DAN

-

Racing de Montevideo RAM

-

Liverpool F.C LIV

-

Club River Plate RIV

-

Montevideo Wanderers FC MOW

-

Progreso

-

Boston River BRI

-

Torque TOR

-

Cerro CER

-

Defensor Sporting DEF

-

El Tanque Sisley TAN

-

Liga Venezolana - Clausura
Estudiantes de Mérida ETM

-

Atlético Venezuela VEN

-

Metropolitanos MET

-

Monagas MON

-

Trujillanos TRU

-

Estudiantes de Caracas ECA

-

Academia Puerto Cabello APC

-

Deportivo Táchira DTA

-

Deportivo Anzoátegui ANZ

-

Deportivo Lara GLA

-

Portuguesa F.C POR

-

Carabobo Fútbol Club CAR

-

Mineros de Guayana MIN

-

Deportivo La Guaira LGU

-

Caracas Fútbol Club CAR

-

Zamora F.C ZAM

-

Aragua ARA

-

Zulia ZUL

-

ATP Amberes
Kyle Edmund EDM
-
Gael Monfils MON
-
Liga Iberdrola
Real Sociedad Femenino RSO

-

Levante Femenino LEV

-

Espanyol Femenino ESP

-

Granadilla Femenino GRA

-

Real Betis Féminas BET

-

Athletic Club Femenino ATH

-

EDF Logroño Femenino EDF

-

Málaga Femenino MAL

-

Sporting de Huelva Femenino HUE

-

Barcelona Femenino FCB

-

Atlético de Madrid Femenino ATM

-

Madrid Femenino MAD

-

ATP Moscú
Adrian Mannarino MAN
-
Karen Khachanov KHA
-
ATP Estocolmo
Ernests Gulbis GUL
-
Stefanos Tsitsipas TSI
-

Robben da la Quinta al Bayern

BORUSSIA 1 - BAYERN 2

Robben da la Quinta al Bayern

Robben da la Quinta al Bayern

Getty Images

Un gol del holandés, que había fallado tres mano a mano, en el 88 hizo campeones a los de Múnich. El Borussia fue mejor al comienzo, pero se vio arrasado físicamente después.

Se pondrá de moda lo alemán. Qué bien. Juegan así, como lo hicieron en esta final. Siempre mirando hacia la portería contraria, sin presionar al árbitro, con una tensión bien entendida y controlada. El fútbol también puede ser esto: sonrisas grandes y blancas de un señor mayor y de un tío joven. Y como vencer sólo lo puede hacer uno, la final se la llevó el que falló menos y el que acabó más fuerte.

El derbi alemán tuvo un portero enorme, un holandés que había sido errante y el final espectacular de la carrera de un entrenador que ha ganado la Liga de Campeones con dos equipos: Heynckes se despide y quizá ganándolo todo. Seguro que de todo eso, de fútbol, vamos, hablaron los neutrales que se quedaron a ver un encuentro lleno de ocasiones, de pasión, de personalidad. Un partidazo.

Noventa minutos con mayúsculas que se fue escribiendo al ritmo que marcaba primero el Borussia. Los de la cuenca del Ruhr llegaron a Wembley como si fueran en tejanos, como uno de esos alemanes que llegan por casualidad y en una vieja furgoneta Wolkswagen: “Vamos a plantamos en este descampado”, parecían decir. Con camisas a colores y bambas gastadas, barba de varios días y una alegría que contagia, se plantaron en el área del Bayern hasta que, una hora después, ya no pudieron aguantar más, asfixiados.

Los del Bayern son los alemanes que aparcan sus toallas la noche anterior alrededor de una piscina en Mallorca. Esperan que les traten bien porque pagan. Heynckes decidió instalar en Wembley su estilo y su historia: construyendo desde atrás aunque les falte algo de calidad para hacerlo y, en ocasiones, ese sentido de la posición que permite construir superioridades (menos mal, Pep, hay todavía trabajo por hacer y margen de maniobra).

Durante el rato largo que el partido perteneció al Borussia, las ocasiones se sucedieron. Las avispas amarillas robaban balones y se lanzaban con furia y en masa al ataque, valientes, animados, con un ritmo altísimo, contentos de estar en Wembley: un reflejo del rostro habitual de su entrenador. Lewandowski, desde fuera del área y luego tras un giro que dejó atrás a Boateng, creo ocasiones de la nada. A Reus, Bender o Blaszczykowski les falto un centímetro. Pero Robben hizo de Robben: en la primera parte tuvo dos duelos con Weidenfeller que perdió el holandés. Es muy difícil influir en los momentos cumbres, pero también fallar siempre. Menos mal que su suerte cambió más tarde.

Los porteros, por su parte, retrasaron la conclusión del encuentro. Neuer paró con el pie, Weidenfeller hasta con el rostro. La cosa no acabó de definirse hacia el lado de los de Baviera hasta que se partió en dos, lo cual benefició el talento con espacios y la velocidad de Ribery y especialmente Robben que pasó del suplicio a lo sublime. Los dos se inventaron una jugada que acabó Mandzukic. Dante cometió un penalti que dio opciones a su rival con una chiquillada, pero Robben finiquitó el encuentro con un tanto que requirió dos gestos que serán legendarios: un primer toque que superara a Hummels y otro para desviar la dirección del balón, flojito y colocado. Esta final mereció, sin duda, la calidad de ese tanto y ese colofón.

 

Comentarios

Comentarios no disponibles