Proeza del Wigan de Roberto Martínez: campeón de la FA Cup

FA CUP | MANCHESTER CITY 0 -WIGAN 1

Proeza del Wigan de Roberto Martínez: campeón de la FA Cup

Proeza del Wigan de Roberto Martínez: campeón de la FA Cup

Getty Images

Un gol de Watson en el minuto 91 de partido sirvió para derrotar al Manchester City de Roberto Mancini y para que el Wigan levante la primera Cup de su historia.

Con una honda y una piedra. Con orden, disciplina, con ideas, táctica, con creencia absoluta en lo que se pidió en el banquillo. Con una afición que no había vivido nada igual. Con un presidente que puede morir (deportivamente) tranquilo: se rompió la pierna y acabó su carrera en una final de copa con 23 años, y la ha ganado tras subir a su club tres categorías. Con un entrenador leal que dijo que no al Manchester United (para ser segundo de Ferguson) y este verano al Liverpool porque está aprendiendo su trabajo y lo está haciendo como toca: trabajando duro, equivocándose, luchando. Con todo ello el Wigan se llevó la copa inglesa en una de las historias más bonitas del año. Y el contrario no mereció nada. Si el truco de un buen entrenador es maximizar el potencial de su plantilla, Roberto Mancini ha fracasado. Por eso se va, por eso el club ha decidido reemplazarlo por Manuel Pellegrini que es todo lo contrario.

El Wigan hizo dos o tres cosas y el Manchester City no se supo reponer. Los de Martínez defendieron muy compactos, presionando arriba, cediendo las bandas. Y los atacantes de Mancini no supieron verlo. Los de Martínez adelantaron la línea defensiva y los del City solo subían el balón con diagonales largas esperando que una jugada individual decidiera el partido. Iba a llegar, al fin y al cabo en siete encuentros no habían encajado un tanto contra el Wigan: así debían pensar. Pero la convicción, la insistencia, el juego, la iniciativa, el guión lo pusieron los del otro lado. Koné se peleó con los centrales, McManaman buscó el uno contra uno constantemente, y cuando hizo falta (como en la mejor combinación azulona con Nasri, Silva y Tévez) Joel salvó con un pie milagroso.

Salió del banquillo Ben Watson para, de cabeza y al final, convertirse en el héroe de los suyos. Pero solo fue uno de muchos. El fútbol se alimenta de estas historias y el Wigan del catalán Roberto Martínez saldrá con toda seguridad en los libros.

Comentarios

Comentarios no disponibles