Señor gol: la chilena perfecta de Hugo Sánchez cumplió 25 años

REAL MADRID | OBJETIVO INDISCRETO

Señor gol: la chilena perfecta de Hugo Sánchez cumplió 25 años

Señor gol: la chilena perfecta de Hugo Sánchez cumplió 25 años

Tal día como ayer, Hugo Sánchez hizo arte. De espaldas a la portería, el mexicano se impulsó en el salto con la pierna derecha y golpeó luego con la zurda.

Eran tiempos felices. La primavera nos calentaba sin timidez y Marta Sánchez ocupaba la portada de la revista Man "en todas sus dimensiones". El Real Madrid, líder destacado (a siete puntos del título), jugaba a las cinco de la tarde contra el Logroñés, que cumplía su primera visita a Chamartín como equipo de Primera. Ochenta mil espectadores ocupaban las gradas del Bernabéu y dejaban una jugosa recaudación: veinte millones (de pesetas).

A los diez minutos, Martín Vázquez, escorado a la izquierda, centró en dirección al área, templado, como servía él los cafés. Hugo Sánchez, 26 goles en 31 partidos, fue el primero que advirtió que el balón (Adidas Azteca) se abría y no alcanzaría el corazón del área. De modo que retrocedió y se encontró con la pelota soñada, colgada del cielo y despejada de defensas. De espaldas a la portería, Hugo se impulsó en el salto con la pierna derecha y golpeó luego con la zurda, puro empeine a dos metros del suelo, según medición de un periodista de máxima fiabilidad (era japonés).

Cuentan que hubo tres minutos de ovación y cuenta el propio Hugo que hasta el árbitro, Brito Arceo, le dio las gracias "por ser testigo del mejor gol del mundo". El maestro Sarmiento Birba, subdirector de AS, aseguró que no recordaba una reacción semejante del Bernabéu "desde el gol de Marsal al Athletic, del de Puskas en un derbi o del de Di Stéfano una tarde contra Portugal".

La histórica perfección del remate pareció confirmada cuando alguien recordó que Logroñés al revés se lee "Señor gol" (así se llama la mascota del club riojano). Entenderán que hay señales ante las que uno sólo puede arrodillarse.

Dicen que, en lugar celeste por determinar, los chilenos Ramón Uranga (de origen vasco) y David Arellano festejaron el gol por todo lo alto. A ellos se atribuye la invención del remate y su perfeccionamiento, allá por los años 20 del pasado siglo. Lo de "chilena" se lo pusimos en España después de una gira del Colo-Colo en 1927.

En Chile llaman a este golpeo "chalaca", "caracol" en Perú, "rovesciata" en Italia y "bicycle kick" en Reino Unido. Hugo, una hermosa tarde de primavera, lo convirtió en arte.

Comentarios

Comentarios no disponibles