Amistosos
España España ESP

-

Bosnia Bosnia BIH

-

Liga Endesa ACB
FINALIZADO
Murcia MUR

80

Obradoiro OBR

58

FINALIZADO
Baskonia BAS

91

Gran Canaria CAN

76

FINALIZADO
Breogán BRE

82

Zaragoza ZAR

86

NBA
Minnesota Timberwolves MIN

-

Memphis Grizzlies MEM

-

FINALIZADO
Brooklyn Nets BKN

119

Los Angeles Clippers LAC

127

FINALIZADO
New Orleans Pelicans NOP

125

Denver Nuggets DEN

115

FINALIZADO
Orlando Magic ORL

130

Los Angeles Lakers LAL

117

FINALIZADO
Indiana Pacers IND

97

Atlanta Hawks ATL

89

FINALIZADO
Charlotte Hornets CHA

119

Philadelphia 76ers PHI

122

FINALIZADO
Boston Celtics BOS

86

Utah Jazz UTA

98

FINALIZADO
Houston Rockets HOU

132

Sacramento Kings SAC

112

FINALIZADO
Chicago Bulls CHI

83

Toronto Raptors TOR

122

FINALIZADO
Dallas Mavericks DAL

112

Golden State Warriors GSW

109

FINALIZADO
Phoenix Suns PHX

100

Oklahoma City Thunder OKC

110

Liga Iberdrola
EN JUEGO
FC Barcelona Femenino FC Barcelona Femenino FCBF

1

Atlético de Madrid Femenino Atlético de Madrid Femenino ATMF

1

FINALIZADO
Athletic Club Femenino Athletic Club Femenino ATHF

2

UD Granadilla Femenino UD Granadilla Femenino GRAF

0

FINALIZADO
Sporting Huelva Femenino Sporting Huelva Femenino SHUF

0

Valencia CF Femenino Valencia CF Femenino VALF

2

FINALIZADO
Sevilla Femenino Sevilla Femenino SEVF

0

Espanyol Femenino Espanyol Femenino ESPF

1

FINALIZADO
Madrid CFF Madrid CFF MADF

4

EDF Logroño EDF Logroño LOGF

0

FINALIZADO
Levante UD Femenino Levante UD Femenino LEVF

7

Málaga CF Femenino Málaga CF Femenino MALF

0

Mundial de Resistencia
1

K. Kobayashi/López/Conway

2 a 1.4

F. Alonso/Nakajima/Buemi

3 a 1 vuelta

J. Button/Petrov/Aleshin

La épica pasó de largo en París

PSG 1 - VALENCIA 1

La épica pasó de largo en París

La épica pasó de largo en París

El equipo de Valverde mostró valentía y se adelantó en el marcador con un gol de Jonas. Luego empató Lavezzi. El encuentro concluyó con el París Saint Germain pidiendo la hora.

No pudo ser. El Valencia no hizo historia. Sigue sin haber un solo equipo en la Champions que haya sido capaz de remontar un 1-2 en campo contrario. Pasa a cuartos de final un PSG que con Ancelotti tiene entrenador y sin Zlatan es menos equipo. Quedó claro en París que la eliminatoria se inclinó en Mestalla. El golazo de Jonas hizo soñar a los suyos, aunque hacían falta dos y para ello hay que chutar más a portería de lo que en verdad lo hizo el Valencia.

El Valencia no quería un correcalles. Ni aturullarse en su cometido de remontar la eliminatoria. Solo había que ver la parsimonia con la que Tino Costa se acercaba a la esquina en cada saque de córner para darse cuenta. Valverde planteó un partido a fuego lento. De los de más vale ir contrarreloj al final que morir en el intento nada más empezar. Los contragolpes del PSG fueron demoledores en Mestalla y no quería que lo fueran también en París.

Lo malo es que al Valencia le faltó profundidad. Tenía el balón porque así entiende el fútbol el Txingurri y también porque los de Ancelotti se lo daban como si fuera suyo. Pero pecaba el equipo ché de previsible. Sobredosis de diagonales, de búsqueda de pases entre líneas al desmarque de Feghouli, Jonas o Soldado. Una y otra vez entraban y no salían del triángulo de las Bermudas que formaron Matuidi, Alex y Thiago Silva.

Aún así el Valencia daba sensación de algo, cosa que no pasó en la ida. Sobre todo cuando pillaban a la zaga francesa a pie cambiado. Dos contragolpes les hicieron antes del descanso y en ambos tuvo que intervenir Sirigu, uno a disparo de Soldado, otro de Jonas.

El PSG tampoco es que inquietara a Guaita. Nada en verdad. Ancelotti delegó en el buen hacer de su defensa el pase a cuartos de final y en la velocidad de Lavezzi lo de ir a ganar el partido. Era Pastore, con su desequilibrante primer toque, el que más rompía las líneas que comandaban Albelda por delante y Mathieu por detrás, quien por cierto cuajó de central una actuación inmaculada.

El Valencia estaba en el partido. Le faltaba una dosis de inspiración para meterse también en la eliminatoria. La buscó Valverde con la entrada de Banega y la encontró con un derechazo desde la frontal de Jonas, uno de los ojitos derechos del entrenador y que firmó su quinto gol en la competición. Ese latigazo del brasileño alteraba el orden establecido. La táctica del a fuego lento podía dar sus frutos.

Por delante, 36 minutos para la épica. Pero a ella el Valencia le llamó con susurros amorosos, elaborando y jugando como hasta entonces, cuando ésta suele aparecer a los que le gritan y le machacan la puerta. Hasta daba igual que el PSG les llegara a empatar, que lo hizo, pero el Valencia aún así estaba a un solo gol de llegar a la prórroga, que era mucho visto lo visto en la ida. Pero ni antes ni después del tanto de Lavezzi, tras un cúmulo de infortunios y en una prueba de que Ancelotti sabe lo que se lleva entre manos (la clavó en el cambio de Motta por Gameiro), lo dicho, en esos 36 últimos minutos de los de Valverde en esta Champions, Sirigu apenas tuvo faena. Y así, imposible.

Comentarios

Comentarios no disponibles