Temas del día

Millonarios cambió la historia del Real Madrid

Trofeo Bernabéu | Relato de un fichaje

Millonarios cambió la historia del Real Madrid

Millonarios cambió la historia del Real Madrid

Jugó el 50º Aniversario del club y Di Stéfano deslumbró a Bernabéu

La contratación de Alfredo Di Stéfano por el Real Madrid, el 23 de septiembre de 1953, vino precedida de uno de los enredos más sonados del fútbol mundial. Todo comenzó en 1949, cuando el joven jugador argentino de 24 años decidió hacer fortuna en Colombia, abandonando de un portazo River Plate de Buenos Aires. En la liga cafetera, llamada División Mayor (DIMAYOR), tenían decidido contratar a cuantos cracks pudieran, sin pagar traspasos y ofreciendo contratos irresistibles. Di Stéfano valoró la propuesta y no lo dudó: pasó de ganar 3.500 dólares anuales en River a 12.000 en Millonarios.

Muchos buenos futbolistas sudamericanos, y también algunos ingleses, aceptaron esta propuesta al margen del reglamento de la FIFA. Una rebelión que conllevó como sanción la prohibición de contratar partidos de los clubes colombianos fuera de su país.

Pacto. Los equipos de Colombia no prosperaron como esperaban y aceptaron en 1951 el llamado Pacto de Lima, bajo la negociación de un hombre fuerte de FIFA, Ottorino Barassi. El acuerdo consistía en que, entre octubre y diciembre de 1954, todos los jugadores volverían a sus clubes de origen y hasta entonces no se podría traspasar a ninguno de ellos. Di Stéfano tendría que regresar, por lo tanto, a River.

Sin embargo, en marzo de 1952 se produce un hecho relevante. Millonarios viaja a Madrid para jugar, junto al Nörrkoping sueco, un triangular por los 50 años del Real Madrid. El Ballet Azul del equipo colombiano empató a dos con los suecos y ganó 4-2 a los anfitriones. Di Stéfano marcó tres goles y originó otros tres. Santiago Bernabéu quedó maravillado y también José Samitier, ojeador del Barça improvisado en aquel torneo.

En verano de 1952, el presidente del Real Madrid aprovechó una gira por Colombia, en la que se jugaron varios partidos contra Millonarios, para hacer su primera oferta por Di Stéfano. El traspaso resultó imposible por el referido Pacto de Lima. Pero el crack argentino estaba ya bastante cansado de las circunstancias de su estancia en Caracas y decidió no acudir a un viaje de Millonarios a Chile, lo que provocó una postura de fuerza entre club y jugador.

El Barça apareció en escena pujando por Di Stéfano a principios de 1953, apurado por una tuberculosis que parecía podría retirar a Kubala del fútbol. La maniobra era inicialmente astuta: pagó dos millones de pesetas en efectivo a River, de cuatro millones pactados, entendiendo que la entidad argentina era la propietaria del jugador. Corría el mes de mayo cuando Di Stéfano aterrizó en Barajas sin encomendarse a nadie, camino de Barcelona, acompañado por su valedor, Samitier.

La FIFA recordó al Barça que el traspaso no era legal, pues hasta 1954 Di Stéfano pertenecía a Millonarios. Bajo esta amenaza, el argentino apenas jugó tres amistosos con el Barça. En julio de 1953, el Barça viajó a Caracas para jugar la pequeña Copa del Mundo y el presidente del Barça, Martí Carreto, intentó cerrar con Millonarios el traspaso. Le pidieron 1.350.000 pesetas y no los puso en la mesa.

Compartido. Entonces apareció el Madrid y pagó lo que pedía Millonarios. Di Stéfano se encontraba en una encrucijada: comprometido con el Barça, con el Madrid, con Millonarios, con River y sin poder jugar partido oficial por decisión de FIFA. La Federación Española pidió arbitraje al organismo internacional y Muñoz Calero fue salomónico: dos temporadas con los blancos (1953-54 y 1955-56) y dos con los azulgrana (1954-55 y 1956-57) y tras cuatro años, que alcanzaran un acuerdo.

No hizo falta esperar más que siete jornadas de la primera temporada. Kubala se recuperó de la tuberculosis y el Barça entendió que era un club "demasiado importante" como para compartir a Di Stéfano. Vendió sus derechos al Madrid por algo más de los dos millones que pagó a River y se forjó una frase recordada: "Per vosaltres el pollastre" (para vosotros el pollo).

Curiosamente, la operación se cerró en la mañana que se medían Madrid y Barça en Liga. Los blancos ganaron 5-0. Di Stéfano marcó dos tantos y empezó su leyenda en el club del Bernabéu: ocho Ligas, cinco Copas de Europa y un dominio durante años del equipo blanco.