La Catedral cantó a coro 'Iribar, Iribar, Iribar es cojonudo"

Athletic | Homenaje a un mito

La Catedral cantó a coro 'Iribar, Iribar, Iribar es cojonudo"

La grada se volcó con el Chopo

Iribar, Iribar, Iribar es cojonudo, como Iribar no hay ninguno". Así de contundente rugió San Mamés en el homenaje a Iribar, al que agasajó en la celebración del cincuenta aniversario de su debut con el Athletic. Fue un 23 de septiembre de 1962, también contra el Málaga. Ese día, El Chopo comenzó su leyenda. Dejó el fútbol en 1980 y con 614 partidos oficiales a su espalda defendiendo la camiseta del Athletic. Nadie lo ha hecho más veces.

El club no quiso pasar por alto la efeméride y escogió la previa del partido para tributar un sencillo reconocimiento al ex guardameta, "un arquero inigualable, un ser humano extraordinario y un emblema del club impecable", en palabras de Marcelo Bielsa. Fue una tarde llena de emotividad que comenzó con la visita al museo del club, que estos días tiene a Iribar de protagonista. Tanto que en la entrada hay una fotografía casi a tamaño real de El Chopo en sus mejores años futbolísticos.

El momento cumbre llegó sobre el césped. Carmelo, que le dio la alternativa, y veinte de los veintidós porteros que ya no pertenecen al club y defendieron la portería del Athletic desde la retirada de Iribar (faltaron Aranzubia, que tiene partido con el Depor y el fallecido Deusto, al que el club e Iribar recordaron con un ramo de flores) hicieron un pasillo al homenajeado antes de que Andoni Egaña le dedicara un bertso. Entonces, Raúl, ayer portero titular, y el lesionado Iraizoz, acompañados de un guardameta de las categorías inferiores, entregaron sus guantes al mito. La grada estalló en aplausos.