A Bilbao hemos de ir...

Real Madrid - Sevilla | La contracrónica

A Bilbao hemos de ir...

A Bilbao hemos de ir...

El Rayo no quiso alterar el cierre de los periódicos y no opuso resistencia a un Barça que ha iniciado su transición en el banquillo. El Madrid reaccionó con grandeza y goleó al Sevilla. Ya sólo faltan tres puntitos. Será en San Mamés...

'En lo bueno y en lo malo'. Muy bien la afición, con una pancarta soberbia y llenando casi por completo el Bernabéu pese a la lluvia y la hora (magnífica para padres y niños y horrible para los jóvenes amantes del saturday night fever). Muy bien el equipo, que se dejó en el hotel de concentración el dolor de muelas provocado por el Bayern y saltó al campo lanzado a por esa Liga de los Récords. Muy bien Benzema, que tras tres partidos de sequía goleadora (que no de juego) firmó un doblete que terminó por tumbar a Javi Varas y a la endeble zaga del equipo de Míchel. Y muy requetebién Cristiano. Metió el gol bueno, como decía Di Stéfano, ese 1-0 que abrió la lata de la victoria. Un golazo de temple, técnica en el regate y definición. Hubo una pancarta cariñosa que le hizo justicia: "Ronaldo, falles un penalti o 1.000, siempre serás el mejor". En suma, una mañana plácida, que lleva el parcial de las matinales del Bernabéu en esta Liga a un 10-1. Eso que agradecen los chinos y que deja en evidencia que para el futuro campeón de Liga no hay una happy hour. El campeón virtual gana sus partidos desayunando, a las cuatro de la tarde en Vallecas (el Barça tampoco jugó nunca a esa hora temprana) o a las diez de la noche. ¡Máquinas!

Y mal Mateu Lahoz. El árbitro favorito de Mourinho fue un desastre. Va de moderno con eso de no pitar y al final se come dos penaltis a Cristiano que pueden desvirtuar la lucha con Messi por la Bota de Oro y el Pichichi. Los árbitros no deben ser protagonistas ni por exceso ni por defecto. Se ha creído el papel y eso le está matando. Cristiano ya le habrá dicho a Mou que no le elogie tanto porque luego mira...

Tridente mágico. Esos tipos que andan por ahí arriba, Cristiano, Benzema e Higuaín, suman ya 113 goles (57-31-25). Eso sí, el portugués lleva más de la mitad él solito. Y en Liga van 112, por lo que el récord de la Quinta del Buitre se ve más antiguo que una cajetilla de Bisonte. Llegarán a los 120 y que venga otro si se atreve y lo mejore.

Bernabéu talismán. La Liga se ha ganado también al calor de este santuario del fútbol. Es un Museo del Gol (101 van ya esta temporada). No me extraña que el Plan Estratégico de Turismo 2012-15 haya incluido al estadio blanco en la oferta cultural para atraer a los turistas, junto al Museo de El Prado, la Gran Vía o el tapeo por la Puerta del Sol. El día 13, ante el Mallorca, aquí se vivirá la fiesta del campeón. ¿Dónde está el Barça de las fantasías? Segundos y sin su entrenador-franquicia...

Alegría blanca. Que la gente ha recuperado la sonrisa es una evidencia analizando cómo acabó Casillas. Coreado por la grada (que tomen nota en la planta noble) y en calzoncillos tras darlo todo. Literalmente. Me animo viendo a los peñistas de La Bañeza (¡hoy celebran su 58º aniversario!), Vikingos de Bilbao (héroes, el miércoles alirón en San Mamés) y La Primera de Sevilla. ¡Campeones, oé, oé!