Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

"Derogar la Ley Beckham fue un chiste malo al lado de esta subida del IRPF"

José María Gay

"Derogar la Ley Beckham fue un chiste malo al lado de esta subida del IRPF"

"Derogar la Ley Beckham fue un chiste malo al lado de esta subida del IRPF"

reportaje gráfico: carlos mira

José María Gay, profesor de Economía de la Universidad de Barcelona, interpreta para AS los efectos que tendrán para el deporte los recortes y medidas gubernamentales.

Don José María, ¿en qué afectan los recortes y las medidas económicas aprobadas por el Gobierno al fútbol concretamente y al deporte en general?

Esencialmente en el tema del IRPF. Ahora los jugadores extranjeros se van a encarecer porque antes esto era un remanso de paz, al tributar solo el 24% con el chollo de la Ley Beckham. Éramos de los que menos grabábamos en ese aspecto y ahora de los que más, con el 54%, 56% en Cataluña.

Pero al derogar la Ley Beckham ya se palió eso, ¿no?

Sí, la derogación, al lado de la de la subida del IRPF es un chiste malo.

¿Tan mal se ha puesto?

Ejemplifiquémoslo. He leído en estos días que la renovación de Abidal se ha topado con este problema. Pongamos que el jugador cobraba 3 millones de euros y hasta ahora le retenían un 24%. Es decir, de los tres millones, tributaba 700.000 y se quedaba con 2,3 millones. Ahora tendrá que entregar 1,8 y quedarse solo con 1,2 de los 3 millones. Entonces el jugador dirá que él cobra los tres en neto, por lo que el Barcelona tendría que pagarle 5,7 brutos. Es decir, una sacudida de miedo.

¿Convendrá entonces que Real Madrid y Barcelona son los grandes damnificados de esta medida?

Sí, en tanto que son los que gastan más en fichas. El Barcelona gasta más, 235 millones, pero se explica porque tiene un gran número de secciones. Pero si hablamos de primera plantilla, el Real Madrid, que gasta 192 millones, probablemente invierta más en ella. Hay que recordar que los suplentes del Barcelona son chicos de cantera, aunque sean campeones de Europa y del mundo, pero no han sido fichados a golpe de talonario como en el Real Madrid. Después aparecen el Valencia, con 73 millones; Atlético, con 61,5, o Sevilla, con 60,8. Los datos del año 2011 no los conoceremos hasta marzo.

¿Ese incremento de la retribución debe ser abonado impepinablemente por el club?

Realmente no. El club ha firmado un contrato con el jugador y si llega con la legislación en la mano, es el jugador quien tributa. Pero los agentes negocian siempre en neto y los clubes acceden, y es ahí donde pierden la posición de fuerza.

A eso tenemos que sumar el alarmante descenso de los patrocinadores y subvenciones.

Lo realmente grave es que ya no tienen una Junta, una Diputación o un Ayuntamiento que acceda a enjugar el déficit del presupuesto anual a cambio de manchar su camiseta. Hay equipos a los que este año el balance les va a salir mal. Hemos visto a Villarreal, Valencia o Sevilla jugar en Europa sin lucir espónsores que aportasen retribuciones económicas. Algo impensable no hace tanto. Ya no existe una Diputación de Alicante o una Cantabria como factor corrector del presupuesto.

¿Esta subida del IRPF amplia más las distancias entre los grandes y el resto en la Liga?

Esto la finiquita. Está vista para sentencia, pero no este año... Yo espero vivir muchos años aún, pero ya le digo que no veré ganar una Liga a mi Espanyol, o al Valencia, al Sevilla o incluso al Atlético, por muy bien que lo haga.

Se ha escrito mucho de la burbuja inmobiliaria, ¿pero existe la burbuja futbolística?

No lo dude amigo. Hay dos elementos que han creado esa burbuja. La primera, el aumento desorbitado del precio de los traspasos. Se apoyan en intangibles, pero que el Atlético pague 45 millones por Falcao o el Real Madrid 30 por Coentrao, ha disparado la inflación. Y la segunda es el descomunal aumento de los costes salariales. El fútbol tiene su erótica, pero no se puede pagar lo que se paga. Y no hablo de los diez millones de Cristiano o Messi, hablo del millón que cobra un vulgar suplente de un equipo medio de Primera. Un millón no lo cobra ni un licenciado con tres carreras que hable idiomas. Quien ahora además estará parado incluso.

Y así se encuentra el fútbol en la situación de quiebra en que se encuentra.

Los equipos generan más gastos que ingresos al hinchar el precio de los traspasos y los sueldos. Comienzan la liga desahuciados económicamente y así está el fútbol como está.

¿Cómo está?

Todos se miran en el Real Madrid y el Barcelona y todos aspiran a ser como ellos. Total, que al final firman jugadores y traspasos que están por encima de sus posibilidades y se endeudan. Es como si tú compras un piso con una hipoteca por encima de tus posibilidades, encima te mandan al paro y luego no puedes pagarla.

Sí, pero no me ha respondido. ¿Cómo está el fútbol?

En Primera División después del Real Madrid y Barcelona todos están en situación de impagos, salvo contadas excepciones. Y si ese es el retrato de la Primera, imagínese el de Segunda, que genera 169 millones de euros y gasta 269, con lo que todos están en situación concursal. Y en 2ª B es esperpéntico. Me llamaban ayer contándome que en el Sporting Mahonés no pagan, se han quedado sin jugadores y el próximo día sólo cuenta con once jugadores con los juveniles.

La cosa no pinta mejor, porque hay muchos que deben un dineral a Hacienda.

Sí, pero no son el Real Madrid y el Barcelona, como se dice. Son los medios y pequeños. Pero no pasará nada.

Explíquese.

Si usted o yo debemos dinero, Hacienda nos aprieta hasta sacarnos el dinero. Al fútbol ni se le ha tocado, ni le tocarán.

¿Así lo cree?

Rajoy no es tonto. Si se para el fútbol mañana hay un golpe de Estado.

¿Ve usted solución alguna?

Sí la hay. Un control serio desde una Comisión de Control Económica gestionada por el Consejo Superior de Deportes. Sin castigos, se monitorizan los clubes, se tutelan y luego se aplican sanciones a quienes no cumplan.

¿Los derechos de televisión pueden salvar a los clubes?

Debería ponerse en práctica un Plan de Rescate del Fútbol Español que se centraría en la gestión por parte de gente competente, y no los que hay ahora, de los derechos de televisión. Para gestionarlos a nivel mundial y luego repartirlos.

¿Eso podría salvarlo?

Es sencillo. Se darían anticipos a los clubes para pagar los compromisos inmediatos que luego se deducirían de los ingresos anuales.

La teoría suena bien, pero sea concreto. Datos, por favor.

Mire, la Liga ingresa actualmente 618 millones por derechos de televisión, mientras en Italia, de Inglaterra mejor no hablamos, reciben 900 millones. El 50% más que en España. Si aquí se repartiera un 20% para los que más generan, Real Madrid y Barcelona, ellos ganarían 180 millones cada uno. Más de lo que ganan ahora. Y el resto, 740 millones a repartir entre los demás. Todos ganarían más. Oiga, que el Wigan, 16º en la Premier, gana más que el Valencia...

Cada uno arrima a su alforja.

Real Madrid y Barcelona desconfían de dar más dinero a Valencia, Sevilla o Atlético. Porque la fortaleza de los dos grandes descansa en la debilidad del resto. Si el fútbol español no se arregla es porque a la de Liga de Fútbol Profesional, al Real Madrid y al Barcelona no les interesa.

Y al resto de deportes y federaciones, ¿cómo le afectará estos recortes y medidas?

Habrá de todo. Fútbol, basket y tenis generan recursos. Pero el resto lo pasará mal.

Hay mucha federación que vive subvencionada.

Las de invierno, el rugby... Todas las amateurs o innovan o peligran seriamente porque no generan recursos propios.

El mensaje en año olímpico no es el mejor.

Son pésimas noticias. La competitividad española se va a tambalear en Londres. Y más de un directivo federativo verá los Juegos por televisión.