Fuera de la Casa Blanca

Liga BBVA | Barcelona

Fuera de la Casa Blanca

Fuera de la Casa Blanca

marc casanovas/sport

El Barcelona se encontró con problemas de seguridad en su primer día en Washington. La policía le impidió entrenarse en un parque y tuvieron que volver al hotel para realizar la primera sesión.

La gira americana del Barcelona no podía haber empezado de peor manera. A las tres de la mañana (9:00 en España) aterrizaba la expedición azulgrana en el aeropuerto de Washington, primera parada de la estadía estadounidense, que alojará al equipo hasta el próximo domingo, cuando viajarán a Miami.

El cuerpo técnico tenía previsto dar la mañana de ayer como descanso a sus jugadores, para recuperarse del buen partido que la noche anterior habían disputado en Múnich frente al equipo local en la final de la copa Audi, pero en pleno vuelo cambiaron la idea y se determinó que a primera hora se realizaría una breve sesión de descarga. El problema surgió al buscar un lugar habilitado para poder hacer un poco de ejercicio, principalmente carrera continua y estiramientos, sin presencia de balón. Y no sólo para 25 jugadores, sino que a esa cifra habría que sumar preparadores físicos, los diferentes departamentos del club y los medios de comunicación, que acompañan día y noche al conjunto de Guardiola.

Tras unas breves horas de sueño, la plantilla al completo puso rumbo al emblemático National Mall, más conocida como la explanada nacional, entre el monumento a Washington y la Casa Blanca. Un escenario de lujo para todo, menos para entrenarse, como comprobó minutos después el equipo azulgrana. Nada más comenzar la sesión la policía local transmitió a la directiva azulgrana la imposibilidad de realizar el entrenamiento previsto en tales praderas. Los motivos eran simples y comunes en Washington: la seguridad debido a la cercanía de la residencia del Presidente de los Estados Unidos. El revuelo que forma el Barcelona allí donde va no sería menor en el National Mall, y el equipo no pudo continuar la sesión preparatoria.

Ante la algarabía formada, los jugadores dispusieron de unos minutos para contemplar in situ cual turista los monumentos de la zona, presididos por el imponente obelisco, mientras se terminaba de decidir y confeccionar el plan alternativo de entrenamiento.

Sin alternativa. La MLS (Major League Soccer - Liga de Fútbol Americana) ofreció al Barcelona la posibilidad de entrenarse en el estadio Robert F. Kennedy, propiedad del DC United, pero éste no se tomó como opción debido a su lejanía respecto al lugar de concentración.

Finalmente, fueron el gimnasio y los jardines del propio hotel los que acogieron a los azulgranas en su primera sesión en suelo americano, previo a la inauguración de la peña barcelonista de la ciudad y el primer entrenamiento, esta vez legal, en el RFK Stadium.