Koné tuvo espasmos en Rota pero está estable

Liga BBVA | Sevilla

Koné tuvo espasmos en Rota pero está estable

Koné tuvo espasmos en Rota pero está estable

toni rodríguez

Llegó a 41 grados de fiebre pero no tiene malaria. Está en Sevilla

Arouna Koné se convirtió ayer en el protagonista involuntario de la jornada de descanso del Sevilla. El marfileño, que dio las asistencias de los dos primeros goles y anotó el tercer tanto del amistoso ante la UD Roteña, sufrió en el autobús del equipo, al finalizar el encuentro, un abrupto cuadro de espasmos con sensación de frío intenso y malestar general que provocó su inmediato traslado al hospital de la Base Naval de Rota y después, al hospital de Jerez. Koné pasó esa primera noche consciente y orientado, y la fiebre, que alcanzó los 41 grados, remitió en parte.

Hasta las seis de la madrugada, el jugador estuvo acompañado por el médico del primer equipo, Juan José Jiménez. Durante ese tiempo y también durante la mañana de ayer, Koné se sometió a distintas pruebas que descartaron un cuadro meníngeo o la malaria, una opción que se barajaba porque Koné ha pasado parte de sus vacaciones en África.

A mediodía, el hospital de Jerez le dio el alta porque la fiebre había desaparecido, las pruebas eran negativas y no se había repetido el cuadro de espasmos pero el galeno sevillista, por precaución, decidió trasladarle a la Clínica Sagrado Corazón, donde permanece ingresado para controlar su evolución durante las próximas horas.

"El jugador estuvo en Costa de Marfil y los plazos de incubación de la malaria coincidían con las fechas, pero las pruebas son negativas. Objetivamente, el jugador tiene el alta médica. Decidimos ingresarle para tenerle más vigilado que en la concentración o en su casa. Además, tememos que pueda repetirle el cuadro. Es muy difícil dar un diagnóstico de una enfermedad infecciosa de origen desconocido en 24 horas y seguiremos haciéndole pruebas", comentó el doctor Jiménez.

Koné se quedará en observación durante todo el fin de semana. Si no hay cambios, el jugador será dado de alta y todo quedará como un buen susto para la expedición nervionense que contó con la rápida actuación de los servicios médicos del club.

La mala suerte del delantero de Costa de Marfil

Además de no tener continuidad en el equipo desde que firmara por el Sevilla en agosto de 2007, Arouna Koné no ha tenido suerte en cuanto a lesiones se refiere desde que defiende la camiseta nervionense. En 2008, sufrió una grave lesión en su rodilla izquierda, la temida triada, jugando con Costa de Marfil un amistoso ante Guinea y tuvo que pasar por quirófano en Bélgica, perdiéndose la temporada. El año pasado volvía a lesionarse durante su cesión en el Hannover en la misma rodilla, y los médicos del conjunto alemán aconsejaron que volviera a pasar por quirófano. Koné, que llegó a la entidad nervionense siendo el fichaje más caro de la historia del club tras abonar 12 millones de euros al PSV, acaba contrato la próxima temporada.