Caras largas en la primera sesión tras el descenso

HÉRCULES | ENTRENAMIENTO

Caras largas en la primera sesión tras el descenso

Caras largas en la primera sesión tras el descenso

La plantilla del Hércules se ha ejercitado hoy por primera vez después de que el miércoles se confirmara el descenso del conjunto alicantino a Segunda División y la cara de los futbolistas era la viva imagen de la decepción.

Los jugadores se han puesto a las órdenes del técnico Miroslav Djukic para empezar a preparar el encuentro que el domingo les enfrentará al Atlético de Madrid en el estadio Vicente Calderón, correspondiente a la penúltima jornada de Liga.

La sesión preparatoria estuvo marcada por la imagen de la decepción y la tristeza en los rostros de los futbolistas y los técnicos del primer equipo, con los que se entrenaron, como es habitual en las últimas semanas, un buen número de jugadores de la cantera.

En el entrenamiento estuvieron ausentes varios futbolistas que arrastran problemas físicos de mayor o menor calibre.

Entre ellos volvió a destacar la ausencia del centrocampista holandés Royston Drenthe, quien evitó ser visto al marcharse de las instalaciones.

El futbolista cedido por el Real Madrid no se ejercita desde hace días y alega problemas en una rodilla, aunque las pruebas médicas que se le han practicado han descartado una lesión de gravedad.

Otros futbolistas como Francisco Peña o Sendoa Agirre se recuperan de las molestias que tenían tras el partido del miércoles contra el Mallorca, mientras Mohammed Sarr y Olivier Thomert están lesionados. El centrocampista Francisco Joaquín Pérez Rufete trabajó en solitario ante las molestias que arrastra en una rodilla.

La plantilla se ejercitará mañana en el estadio Rico Pérez, a puerta cerrada, y posteriormente se desplazará a Madrid para jugar el domingo contra el Atlético.

Rufete: "Cuando se baja es el momento de pensar en la responsabilidad que tiene cada uno"

El centrocampista Rufete reconoció que "los ánimos están fastidiados porque es una situación en la que se ha pasado muy rápido el estar en la élite". "A todos nos hubiera gustado estar mucho más tiempo", asumió. Rufete dijo que es una situación que "no se quería que sucediera, para poder seguir peleando a falta de dos partidos, pero ha sucedido y a nadie le gusta que profesionalmente ocurran este tipo de cosas".

El alicantino hizo balance de responsabilidades y fue muy claro al admitir las suyas individualmente y las del conjunto, pero también reconoció que hay otras cosas que han sucedido que pertenecen a otros sectores del club. "Cuando te salvas o cuando bajas, empieza a ser el momento de pensar la responsabilidad que tiene cada uno. La plantilla está jodida porque podía haber hecho muchas más cosas", se lamentó.