Mourinho tiene nueve quejas del calendario

Liga BBVA | Real Madrid

Mourinho tiene nueve quejas del calendario

Mourinho tiene nueve quejas del calendario

jesús aguilera

Asegura tener varios ejemplos en su despacho de Valdebebas e invita a sentarse allí al que quiera verlos. La sensación se convirtió en certeza para él y explotó al ver que al Barça le daban un día más para jugar ante el Athletic tras el Arsenal, y que a él le quitaban un día para jugar ante el Depor.

Se ríen a mis espaldas". Esta fue la última queja de Mourinho tras empatar en A Coruña. Quería jugar ayer y no el sábado: "Los futbolistas habrían podido tener un día más libre, y otro de distancia entre partido y partido. Pregúntenle a algún bioquímico y les dirá cómo afecta al futbolista". El técnico aseguró tener datos que le dan la razón e invitó a Valdebebas a quien los quisiera ver. En la previa del Depor expuso su verdad: "Hablo y hablo pero no tengo poder. Y lo que digo les hace reír a los que deciden". ¿Y a favor de quiénes deciden? "A favor de los amigos de los que deciden. Sabéis tanto como yo. Y nosotros no somos".

Un examen del calendario indica nueve momentos en los que el Madrid se vio desfavorecido con la asignación del día y de la hora para los partidos. Esta materia corresponde a los propietarios de los derechos televisivos de la mayoría de los clubes, Mediapro, cuyo presidente es Jaume Roures, que propone a la Liga los horarios según supuestos intereses de audiencia.

El Madrid llegó a encadenar tres partidos en siete días en septiembre: Ajax, Real Sociedad y Espanyol. Eso encendió las sospechas del técnico. El 30 de octubre, en la previa del encuentro ante el Hércules, el enfado del portugués fue en aumento ante el hecho de que el Barça quisiera retrasar el Clásico: "Jugamos con el Ajax un miércoles y luego Liga un sábado. En Málaga a las 22:00 horas y luego Champions el martes...". Precisamente ese ha sido otro de los motivos de su enfado, los muchos partidos que los blancos jugaron a las 22:00h.: siete en Liga y cinco en Copa. Mourinho terminó por explotar al ver que tras jugar con el Arsenal al Barça se le daba un día más de descanso (jugó el domingo) y no así al Madrid ante el Depor (el sábado).