Les pintaron la cara

Sevilla 0 - Real Madrid 1 | La contracrónica desde el lado blanco

Les pintaron la cara

Les pintaron la cara

Ni la patada alevosa de Cáceres a Cristiano (ver la espeluznante foto) ni el botellazo cobarde a Casillas frenaron a un Madrid solidario, firme y lanzado a la pelea con un Mourinho de diez en el planteamiento. El Sevilla lo tiene muy crudo.

Cumpleaños feliz. Si yo fuera Mourinho, ahora mismo me saltaría la ley antitabaco y estaría fumándome un puro sin esconder una sonrisa de oreja a oreja. Fue su gran noche. Una velada de autor. Mou pintó la cara al Sevilla desde la pizarra. Trivote que estranguló al equipo de mi amigo Manzano y una motivación extra que demuestra que el ADN madridista sigue en perfecto estado de forma. Al final, hay que agradecerle la iniciativa al ideólogo del famoso vídeo. Me consta que The Special One aprovechó para mostrárselo y picarles el orgullo a sus boinas verdes, que saltaron al Pizjuán encorajinados, valientes, con espíritu legionario, dignos nietos de Don Santiago Bernabéu. Nervión apretó como nunca, pero cada jugador del Madrid parecía un dragón de mil cabezas, incluido el gatito Benzema, que anoche fue un tigre de Bengala. Presionó como si le fuese la vida en cada balón y se sacó de la chistera un gol que hubiera firmado su ídolo Ronaldo (el gordito). Amago, recorte y remate raso. Gol de hemeroteca. Manolo Adebayor ha dado suerte. El Madrid vuelve a cazar con perro. Allez Karim!

Fantasía vikinga. Los que consideran que por jugar con trivote se renuncia al buen fútbol, no conocen la magia de este deporte. Para la memoria, el casi finalista de Copa nos dejó, aparte del gol galáctico de Benzema, un lanzamiento virtual de Xabi Alonso desde 50 metros que casi se convierte en el 'no gol' de Pelé. Tampoco olvido un contraataque eléctrico que concluyó con una delicatessen de Mesut (ozú, qué bueno es Özil) que concluyó con un testarazo de Carvalho, en su segunda juventud. Y no olvido un remate de chilena maravilloso de Ramos que sólo afeó el insulto de la grada hacia el que fue uno de sus héroes salidos de la cantera y que se subió al AVE dejando la caja llena con 27 millones. ¿Cuál es su pecado?

No fue gol. Admito todo tipo de apreciaciones, ángulos muertos, vivos, tangentes y derivadas para explicar si el balón entró o no. Pero como me explicó Gracia Redondo en el Carrusel, el Reglamento dicta que la totalidad de la circunferencia del esférico debe superar la raya de gol. Cuando Albiol saca la bola con la puntera, hay una parte de ella que sigue sobre la línea. Muy bien el ojo de halcón de Fermín el del banderín. Más conocido desde anoche como San Fermín.

Fiesta en el Bernabéu. El partido de vuelta debe ser un homenaje de la afición a este equipo de jabatos que se ha empeñado en hacer historia rompiendo todas las quinielas. Hace siete años que los blancos no juegan una final de Copa y al Sevilla se le van a hacer molto longos los noventa minutos. No hará falta hacer ningún vídeo motivacional. El madridismo está que ruge. ¡Mou, Mou, Mou!

Paz institucional. Lo que sí pediría, y hablo en nombre de mucha gente, es que Mourinho y Valdano arreglen sus diferencias porque se puede avanzar sin necesidad de que nadie acabe decapitado. Me lo explica bien el maestro Ferrándiz, que tiene un máster sobre lo que es ocupar un banquillo en este club: "En el Madrid sólo puede triunfar un entrenador con plenos poderes, conociendo sus límites y contando con el ciento por ciento con el apoyo del presidente".

¡A por el Barça!. Eso me dicen los amigos de Catral, Callosa de Segura, Carmona, Campos de Mallorca, La Primera de Sevilla, 5 Estrellas y al cocido de la suerte. El de Toñín, que no falla. ¡Queremos esta Copa!