Mourinho se plantea jugar sin un nueve de referencia

Copa del Rey | Real Madrid

Mourinho se plantea jugar sin un nueve de referencia

Mourinho se plantea jugar sin un nueve de referencia

Aún duda de Benzema y tampoco quiere 'aislar' a Cristiano arriba.

El Madrid comenzará a cazar sin perro. Lo hará con gato, es decir, sin una referencia clara en ataque, según perfila en su cabeza estos últimos días Mourinho. El técnico ya se ha hecho a la idea de que el Madrid no le va a comprar al delantero que quiere y baraja varias opciones para suplir la ausencia de Higuaín sin Benzema en el once, guardando al francés como revulsivo si el partido se empantana. Benzema no le aporta las mismas prestaciones que Higuaín, ni en ataque, ni sobre todo en defensa, y prefiere cambiar el sistema 4-2-3-1 que venía utilizando hasta ahora por uno más abierto y asociativo sin un hombre que sirva como referencia en el área. Al menos, cuando quiera sentar a Benzema.

Hasta la fecha, Mourinho había montado el equipo para Cristiano, ubicándolo como falso extremo sin aplicación en defensa (Lass o Khedira y sobre todo Xabi Alonso le cubrían) y doblado por fuera por Marcelo. Y este sistema había dado excelentes resultados. Cristiano ha marcado 19 goles en Liga, cuatro en Champions y cuatro en Copa. "Tenemos que crear situaciones para que Cristiano tenga el mayor éxito posible. Cuando él tiene el mayor éxito y marca 20, 30 o 40 goles, todos comemos y sacamos dividendos", dijo recientemente el técnico en una entrevista en A Bola. Ahora, Mourinho piensa que la negativa de la directiva a traerle un delantero referencia echa por tierra cinco meses de trabajo y se ha puesto manos a la obra con una nueva idea...

Rendimiento.

Mourinho es contrario a ubicar a Cristiano arriba como referencia a no ser que se trate de la última opción. Tiene la certeza de que en el ataque continuado pierde efectividad y factor sorpresa jugando de espaldas a los defensas, y que no puede explotar sus cualidades de velocidad y dribling. Incluso el propio jugador ya le ha hecho saber que esa posición no es de su agrado. Sus gestos al final del partido ante el Getafe, cuando Kaká entró por Benzema (foto de la derecha) lo dejaron bien claro. Cristiano preguntaba una y otra vez, con incredulidad, si él se ubicaba como hombre más adelantado. No terminaba de creérselo ni de encontrarse bien.

Mourinho ya ha dado pistas sobre lo que puede hacer. La falta de Higuaín en el Clásico fue un duro golpe para él y le costó reaccionar. Se la jugó con Benzema, llegó el 5-0 y al siguiente partido ante el Valencia puso una alineación que fue una declaración de intenciones. Tridente con Di María-Özil-Cristiano y trivote con Lass-Xabi-Khedira. Un 4-3-3, la opción A. Justo así terminó jugando en Getafe tras sustituir a Benzema por Kaká. El francés ha marcado nueve goles, sí, pero solo uno en Liga y dos tripletes ante Levante y Auxerre en partidos fáciles... Ahora, la recuperación de Kaká abre, al menos, el abanico de opciones sin nueve puro.

En la opción B, Mourinho sacrifica un hombre del trivote haciendo sitio para que Özil y Kaká jueguen juntos en un 4-2-2-2, una especie de cuadrado mágico al estilo Luxemburgo. No hay posiciones fijas, sólo movimientos rápidos, combinaciones y todas las piezas aparecen por todos los sitios.

Por último, una opción C poco probable en la que Özil y Kaká, como en la opción A, tampoco tienen sitio en el mismo equipo, con bandas naturales para Di María y Pedro León. De las tres posibilidades, Mourinho es más partidario de la A, la que ya ha probado, porque dota al equipo de mayor estabilidad defensiva y de más espacios para la contra en velocidad.