Doblete culé y crueldad infinita con el Madrid

XV Torneo Internacional Blue BBVA de fútbol 7 | Barcelona 0 - R. Madrid 0

Doblete culé y crueldad infinita con el Madrid

Doblete culé y crueldad infinita con el Madrid

juan garcía cruz / acan

El Barça le ganó la final por penaltis, como en el Nacional.

El último subidón futbolístico de la década es para el Barcelona, otro más. Para el Madrid queda algo más que un disgusto, pues fue multiplicado por injusto y por cruel, pero la suya fue una actuación para estar orgullosos y volver a casa con la cabeza bien alta. Lo primero era evidente viendo las lágrimas de los jugadores tras el partido, lo segundo seguro que se lo han hecho saber.

El Barça-Madrid asomó como la final más deseada y la esperada (ya fue la del Nacional). Las expectativas eran muy altas con los chicos y éstos las dejaron por los suelos en décimas de segundos. Sobre todo por la fuerza del Madrid.

El equipo blanco había mejorado partido tras partido, pero nadie esperaba verle tan crecido en la final. Y el Barça menos. Esa salida en tromba dejó tres ocasiones clarísimas del Madrid antes de que los azulgrana prácticamente pasasen del medio del campo, entre ellas un trallazo de Antonio al larguero. El primero.

En el Barça, sólo Morer respondía. Sus combinaciones con Aleñá han sido de lo mejor de estos días, con una soltura que por momentos recordaba a Xavi e Iniesta. Son ases a seguir. Con todo, la primera parte fue, a los puntos, clarísima para el Madrid. A los goles, para nadie. La sombra del dicho tantas veces comprobado de que quien perdona, lo paga planeaba por Arona.

Ambiente.

La segunda parte fue, sin rodeos, espectacular. Aún más que la primera, ya de notable muy alto. Al buen juego del Madrid, se unió que el Barça despertó tímidamente y la tensión de que el tiempo se acababa. Todo ante una grada repleta y encendida que subió varios grados la temperatura.

El guión volvió a dejar un chorro de ocasiones del Madrid, la primera una falta que mandó Manu al larguero y la última una similar que estrelló Cedenilla en el palo. Y entre medias varias más. Si el partido hubiera quedado 5-2 para el Madrid, nadie se habría extrañado. Pero fue 0-0 y ahí mandaron los penaltis.

Y llegó al recuerdo de todos la final del Nacional, aquel 0-0. Igual marcador... e igual desenlace. El azar fue especialmente cruel con Cedenilla, mejor jugador de largo del torneo y el primero en fallar. La corona y el doblete fueron para Joan y su Barça. Así es el fútbol, no permite dos campeones.