"¿Quién podría decir no a jugar en el Real Madrid?"

David Luiz

"¿Quién podría decir no a jugar en el Real Madrid?"

"¿Quién podría decir no a jugar en el Real Madrid?"

dani sánchez

El brasileño encaja en el perfil de los grandes defensas del futuro: es joven (23 años), fuerte, rápido y polivalente. Puede jugar de central o de lateral zurdo con la misma solvencia y Mourinho le quiere si lo de Maicon no cuaja.

¿Tenía esperanzas de ir al Mundial de Suráfrica?

Sí, pero sé respetar los tiempos y sé que había otras opciones. Yo empecé a ir con la selección a los 17 años

¿Estuvo en el Mundial Sub-20 de Canadá?

¡Pero no pude jugar contra España porque estaba sancionado! Tenían a Javi García, Mata, Capel... Y nos ganaron.

¿Se acuerda?

Ya aquí en el Benfica, hablando con Javi García, le dije: "A mí me gustaba mucho el 8". Se moría de la risa. Contestó: "¡Si era yo!". También estaba Piqué, que hoy es uno de los mejores del mundo.

¿Por qué fue tan complicado su aterrizaje en el Benfica?

Los primeros cinco minutos de mi debut, en la UEFA contra el PSG, fueron un horror. Ganábamos 1-0 en Francia. Entré en el 35 y en el 40 el PSG empató por un fallo mío. Pensé: "Mañana me vuelvo a Brasil". Luego se arregló todo.

¿Usted es del mismo Sao Paulo?

Bueno, de Diadema, un barrio cercano. Mis padres eran profesores, ahora yo los he retirado (risas). Y tengo un proyecto para niños, donde mi padre y mi madre, que son pedagogos, podrán ayudar. Una especie de campus.

¿Es religioso?

Sólo hay un Dios para todos y yo doy pasos grandes a través de la fe. No estamos aquí sólo para vivir y morir.

¿Tan religioso como Kaká?

Lo admiro como jugador y persona. Él es diferente, consigue no ir detrás del mundo.

¿Siempre quiso usted ser futbolista?

Bueno, en realidad era muy bueno con el judo. Luego escogí el fútbol. Siempre he sido muy atlético e hiperactivo.

¿Y de no haber triunfado?

Habría sido atleta de cualquier otra cosa o profesor de matemáticas, porque adoraba los números ¡Tenía dos profesores en casa!

¿Hay que ser inteligente para jugar bien atrás?

Cada día más. Antes se jugaba un fútbol lento y físico. Hoy todos tienen que saber de táctica; el raciocinio ha de ser rápido.

¿Conoció mucho a Camacho?

Sí, pero me lesioné y quedé fuera. Fue más especial Sánchez Flores.

¿Por qué?

Comenzaba a volver de una grave lesión y él quiso ponerme de lateral izquierdo. Al principio dije: "Imposible".

¿Qué pasó?

Me dijo que iba a ser bueno para mi carrera y reflexioné en casa. Los primeros partidos ni fu ni fa Pero fui aprendiendo muchas cosas y al final hice una gran campaña. Miro muchos partidos de otros laterales, como Evra, e intento copiar cosas. No cambia mucho de central a lateral. Aquí era fácil, con Di María delante. Fíjese que yo jugué de diez hasta los 15 años y luego de ocho.

¿Quién fue su espejo?

Mi ídolo fue siempre mi papá. Jugó al fútbol cuando no se ganaba mucho dinero y lo dejó. Llegó a Primera, en el Atlético Mineiro. Era el diez del equipo.

¿Qué piensa cuando ve en la prensa que le gusta al Madrid?

Soy tranquilo con estas cosas pero impresiona. El Madrid y el Benfica son de los mejores clubes del mundo. Se trata de tener cabeza y saber que hay que vivir cada día, que no se puede vivir de los sueños si no trabajamos todos los días con dedicación. El reconocimiento, desde luego, me hace sentir orgulloso.

¿Qué imagen tiene del Madrid como entidad?

El Madrid está en boca de los niños de todo el mundo. Es el top, la mejor entidad de la historia sin duda ninguna, un club cuya camiseta está llena de historia y todos los jugadores quieren vestir.

¿Usted es una excepción?

Mire Kaká y Cristiano, que son los mejores jugadores del mundo y tenían esta hambre y esta voluntad de vestir la camiseta blanca.

¿Y a usted, si le llama el Madrid, qué diría?

Si fuera lo mejor para el Benfica, lo mejor para todo el mundo y el presidente lo entendiera así, ¿por qué no?

¿Entonces?

Es un orgullo total ver tu nombre vinculado al Madrid. ¿Quién podría decirle que no?