El Atlético contra 32.000 sombreros

Copa del Rey | Atlético - Sevilla

El Atlético contra 32.000 sombreros

El Atlético contra 32.000 sombreros

Pepe Andrés

Barcelona recibe la mayor movilización 'colchonera': serán 45.000

Barcelona empezó a vivir ayer la gran fiesta de la Copa: hoy será el delirio. 32.000 sevillistas con sombrero (Del Nido regaló uno con cada entrada a los suyos) y 45.000 colchoneros tomarán una ciudad dispuesta a ser tomada. Es el bullicio del partido más bonito de la temporada y una final inédita pues nunca enfrentó a Sevilla y Atlético. Además, el árbitro se retira: Mejuto, nada volverá a ser igual...

Del lado atlético asistimos a la mayor movilización de su historia: casi el cuádruple de los 12.000 que viajaron a Hamburgo para traerse la Europa League porque no les dieron más localidades. Vuelven a una final diez años después de aquella de Valencia 2000 que les ganó (2-1) el Espanyol. Los periquitos recordarán siempre la lección de amor a sus colores de los atletistas, que en número de 16.000 acompañaron a su equipo (ya descendido a Segunda), y demostraron su enorme grandeza. Estos son otros tiempos, ahora sueñan con el doblete. Quique Flores introducirá un solo cambio en relación al equipo que ganó el Fulham: vuelve Tiago, que no podía jugar en Europa, y se va al banco Raúl García. Los otros diez serán De Gea, Perea, Ujfalusi, Domínguez, Antonio López, Assunçao, Reyes, Simao y Pili y Mili, Forlán y el Kun Agüero, o sea. Brindis para la cantera con De Gea y Domínguez en este año de la reconquista: fue aparecer ellos y mejorar el equipo. El Atleti volverá a casa después del partido y confía en volver mañana a Neptuno.

Del otro lado, el Sevilla es feliz: ayer perdonaron a Negredo y Álvarez, que tenía equipo con Navas, Perotti y Capel envolviendo a Renato y Zokora, cavila si sienta al argentino y pone a Negredo junto a Kanouté. El lesionado Luis Fabiano verá el partido en su Brasil natal.

Séptima final de Del Nido (cinco ganadas), ambiente feliz después del golazo de Rodri en Almería, llave de la previa de la Champions y fiestazo anoche para llegar al partido, que presidirá el Príncipe Felipe, con las pilas cargadas. 200 invitados, Los Morancos a lo suyo y Monchi cantando chirigotas. Estuvimos y bueno... ¡viva la Copa!