Torres sabrá en horas si ha de volver al quirófano

Fútbol | Selección

Torres sabrá en horas si ha de volver al quirófano

Torres sabrá en horas si ha de volver al quirófano

reuters

El ariete del Liverpool sigue en Barcelona bajo el control del doctor Cugat, que le sacó líquido de la rodilla. La duda es si la complicación en el menisco es consecuencia de un golpe o si hay que operarle otra vez.

Torres sabrá en las próximas horas si tiene que pasar de nuevo por el quirófano para superar las molestias que arrastra en su rodilla derecha, de la que el doctor Cugat, que le operó de menisco el pasado 16 de enero, le ha sacado líquido. Según el médico catalán, "en circunstancias normales, Torres podría estar listo para jugar contra el Atlético la próxima semana". Parece una declaración positiva, pero pocos repararon ayer en la primera parte del parte facultativo: "En circunstancias normales".

En realidad, lo que ha hecho el médico ha sido curarse en salud. Porque mientras que su declaración pública es la que es, los informes que llegan a la Federación no son tan claros. El jugador internacional podría pasar de nuevo por el quirófano si la bursitis que le ha provocado la acumulación de líquido en la rodilla no es consecuencia de un golpe (el que sufrió contra el Benfica) sino de la operación que ya sufrió en enero. El caso es que el futbolista no está cómodo. La bursitis puede provocar dolores, aumento de la sensibilidad localizada y limitaciones en el movimiento.

Una fuente autorizada confirmó anoche a este periódico que a Torres "le han sacado líquido de la rodilla". El director deportivo de la FEF, Fernando Hierro, también lo confesó, aunque avisó de que "hasta que no pase el período de descanso que ha impuesto el médico para ver cómo evoluciona la lesión no sabremos su alcance. Hablo con Torres cada día y es optimista. Yo también lo soy. Ojalá que el problema sea consecuencia del golpe, porque eso reduce los riesgos", explicó Hierro que conoce muy bien "lo puñeteras que son las rodillas cuando dan problemas".

Fernando Torres es un jugador vital para Del Bosque, que ayer estuvo hablando del asunto con el propio Hierro. De la reunión no salieron con las cosas claras, y ambos están a la espera del último diagnóstico de Cugat que con los federativos sí que se muestra más preciso que con la prensa.

Si Torres tiene que ser operado de nuevo es casi seguro que no le afectará para el Mundial. Será una intervención leve destinada a solucionar el problema del líquido. El jugador también es optimista.