Lo que es roja directa en España no es ni amarilla en la Liga de Campeones

FÚTBOL

Lo que es roja directa en España no es ni amarilla en la Liga de Campeones

Lo que es roja directa en España no es ni amarilla en la Liga de Campeones

AS

El árbitro español Delgado Ferreiro expulsó en Liga con roja directa a Tchité por hacerle un gesto de que se pusiera gafas. El holandés Bjorn Kuipers ni siquiera sanció lo mismo cuando Piqué lo hizo frente al Stuttgart en la Liga de Campeones.

La jornada europea nos ha traído de nuevo la disparidad de criterios que existe en el estamento arbitral con cada jugada dentro de un terreno de juego. En este caso la comparación es entre la Liga española y la Liga de Campeones con un gesto como denominador común: 'ponte gafas' podríamos denominarlo.

Caso uno. Vigésima segunda jornada del Campeonato Nacional de Liga. Racing de Santander-Málaga. El equipo cántabro afronta el partido tras su eliminación copera y los andaluces aprovechan la circunstancia para llevarse los tres puntos. En el minuto 80, con el partido ya decidido con los goles de Weligton, Caicedo y Obinna, el racinguista Tchité se escapa por la banda derecha y recibe una carga de Weligton. El árbitro, Delgado Ferreiro, hace caso omiso y no pita nada. Acto seguido, el delantero nacido en Burundi hace un gesto al colegiado alusivo al hecho de que se ponga gafas. Reacción inmediata: roja directa. Una expulsión que impide a Tchité jugar el sábado siguiente en el Camp Nou.

Caso dos. Partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. Stuttgart-Barcelona. El equipo azulgrana sufre en la primera parte como no lo había hecho durante toda la temporada. Recibe un gol de Cacau y el árbitro, Bjorn Kuipers, escamotea dos penaltis a los alemanes, uno cometido por Piqué y otro por Márquez. En la segunda parte, la actuación del colegiado holandés se envenena, Ibra marca el empate y el Barça pide un penalti por mano de Molinaro, aunque la jugada viene precedida por otra mano del propio Ibra. En un momento del partido, Piqué hace el mismo gesto -'ponte gafas'- de Tchité. Kuipers obvia el hecho y sólo amonesta con amarilla a Piqué por un agarrón a Marica en el minuto 90.

Lo que queda, una vez más, es la diferencia de criterio que existe entre los propios árbitros para situaciones exactamente iguales. Las gafas que no tienen trascendencia en Europa son las mismas que te cuestan la expulsión en España.