Pepe trabaja 42 horas a la semana para volver

Liga BBVA | Real Madrid

Pepe trabaja 42 horas a la semana para volver

Pepe trabaja 42 horas a la semana para volver

Pepe, que cumplirá 27 años el próximo 26 de febrero, empieza a ver la luz tras sufrir en Valencia hace 53 días la rotura de su ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. AS ha tenido acceso al espectacular trabajo que hace cada día para volver a jugar "cuanto antes".

El pasado 12 de diciembre, a Pepe se le borró la sonrisa en Mestalla. En un acción fortuita y tras una mala caída en busca de un balón perdido cerca de la medular, se destrozó el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Sus compañeros todavía recuerdan sus lágrimas y sus gritos de dolor en el vestuario, consciente de que su carrera se podía haber ido al garete.

Apoyos.

Desde ese momento le arropó el club para que no se hundiera anímicamente. "Es lo peor en este tipo de lesiones. Sólo si su cabeza está limpia y con positividad se puede acelerar el proceso de recuperación de una lesión tan grave", comenta un integrante del cuerpo médico del club.

Jorge Mendes, agente de Pepe y también de Cristiano Ronaldo, se lo llevó unos días a Portugal para que desconectase y no le diese más vueltas a lo que ya no tenía solución. Los médicos le diagnosticaron seis o siete meses de baja y el Mundial de Suráfrica quedó en el aire. Pepe se derrumbó, pero la operación a la que se sometió en Oporto el 17 de diciembre fue un éxito.

Pasó la Navidad con su familia y regresó a su casa de Madrid el 6 de enero. Más sonriente y convencido de que la luz del túnel estaba más cerca. AS ha podido acceder a su plan de recuperación, tan ambicioso que mantiene a Pepe trabajando siete horas diarias durante seis días a la semana (42 horas a la semana). Descansa un día para relajarse, y eso que el plan de trabajo incluye ejercicios de movilidad y fortalecimiento de la zona lesionada en su propio domicilio.

Cuando sueña despierto comenta a sus íntimos que si el Madrid juega el 22 de mayo la final de la Champions en el Bernabéu tiene que jugar "como sea". Los médicos frenan su ímpetu, pero esa es la mejor noticia. "Tiene hambre y ganas. Si mantiene ese ánimo, acortará los plazos". Sus compañeros le saludan cada día en la piscina y la alientan: "Pepe, vuelve pronto, amigo".