El Mallorca asusta pero no muerde a un Getafe semifinalista

COPA DEL REY | GETAFE 0 - MALLORCA 1

El Mallorca asusta pero no muerde a un Getafe semifinalista

El Mallorca asusta pero no muerde a un Getafe semifinalista

El Getafe alcanzó su tercera semifinal de Copa del Rey en los últimos cuatro años a costa del Mallorca, que puso contra las cuerdas a su rival y estuvo a punto de remontar una eliminatoria que tenía muy cuesta arriba.

Se esperaba un partido agónico entre dos rivales amantes del buen fútbol. Y como premio, la semifinal de la Copa del Rey. Finalmente el Getafe, con una defensa contundente y preciso en el contragolpe, aguantó las embestidas mallorquinas y certificó el pase de ronda ante un Mallorca al que le faltó algo de atrevimiento en la segunda parte. Se vuelve a la isla con un amargo triunfo y el Getafe ya espera al Sevilla. Tercera semifinal de los azulones que podrán tomarse la revancha de la final de Copa de la temporada 2006-2007.

Si el profesor Manzano se mantenía con la intención firme de continuar haciendo historia con el Mallorca de esta temporada, debía afrontar la guerra con todo su arsenal. Sin mirar hacia atrás en el campo de batalla y pensar exclusivamente en aturdir al rival lo antes posible. Esa era la única consigna de un Gregorio Manzano encarnado este año en el rey Midas (el equipo está en puestos Champions). Pero las anisas de 'Goyo' dista con la tranquilidad de un Míchel conocedor del bajón del equipo insular fuera de su estadio. Aguantar firmemente en la trinchera para contraatacar cuando el enemigo recargue. Y lo hacía experimentando, pero con buena espina. Apostando por la velocidad del recién llegado Miku, que ya tuvo su premio en la ida del Ono Estadi y debutaba como titular.

Una vez homenajeado a Contra, que se vuelve a Rumanía para recalar en el Politécnica de Timasora, el balón echó a rodar sin variaciones en las predicciones. El Mallorca portaba la batuta del juego pero el Getafe seguía mostrando su fortaleza en defensa, al igual que en la ida, gracias también a las buenas coberturas desde la zona del centro. Por esa parte del terreno de juego pasaban la mayoría de las jugadas mallorquinas con un Borja Valero de conductor, quizás en exceso en los primeros minutos. El madrileño fue el primero en probar fortuna desde la frontal con un disparo raso e inofensivo para Ustari.

Cuando el acoso mallorquín asomaba en el Coliseum, el Getafe cortó las intenciones a base de contragolpes rápidos, finalizados con buenos centros a los delanteros. Sobre todo desde el costado izquierdo con Gavilán de asistente y Albín de rematador. El Mallorca se diluía, estaba falto de velocidad en la creación pero en ningún momento dio la impresión de estar muerto. Se llegó a la media hora de juego y los baleares seguían sin bombardear al meta argentino. Hasta que el 'Chori' Castro atrapó el balón desde el centro del campo e impuso toda la velocidad que faltaba en su equipo para adentrarse en el área y provocar una pena máxima bendita para el Mallorca por zancadilla de Rafa. Ya hubo otro posible penalti en el minuto 18 por agarrón del Cata a Aduriz, así que al Mallorca le debían una. Sólo que al final no se la cobró. Y eso que el lanzador era Aduriz, bestia negra del Getafe, pero el lanzamiento centrado no resultó difícil para Ustari.

El Mallorca tardó poco en devolver el revés a su rival. Cuando Manzano hacía sus cábalas para cambiar el aspecto de su cuadro, es decir en el minuto 46, un saque de esquina fue rematado de forma impecable, esta vez sí, por el matador del Mallorca para desquitarse del penalti marrado. Aduriz saltó con potencia, atacó la pelota desde arriba para picar el balón y Ustari colaboró con su salida. Jarro de agua fría en el Colisuem y ahora Míchel era el que debía rescatar la moral de sus jugadores para no verse sorprendido por un rival crecido.

Y la mejor medicina para este Getafe es contar con Pedro León en el once. Con el murciano en cancha, los getafenses tienen otro aire y eso es lo que pensó el entrenador madrileño en el descanso al darle entrada por Pedro Ríos. No había transcurrido ni un minuto de juego cuando el asistente de Mejuto Gonzáles invalidó correctamente un tanto de Albín por controlar con la mano. Poco tardó en llegar la contestación de un Mallorca cada vez más dominador con un cabezazo de Rubén tras un gran centro de Julio Álvarez pero el central, en boca de gol, mandó el cuero alto. Picarla hubiera sido suficiente y Aduriz, que de esa forma adelantó al Mallorca, pareció decírselo al defensor.

Míchel piensa en Casquero para dar solidez en el medio

El partido tomó otra dinámica. Había más viveza, más profundidad y juego más directo. Eso se transformaba en mayor número de ocasiones pero menos presencia en el mediocentro. Se dio cuenta Míchel al cuarto de hora dando entrada a Casquero por Parejo para armarse en la medular, ganar en solidez y frenar a un Mallorca sin nervios, esperando su oportunidad. Pero la apuesta salió por otros derroteros porque la entrada del centrocampista fue un punto de inflexión en el partido. El Getafe empezó a pensar en defender a los veinte minutos y el juego en sí se enturbio con entradas feas. Empezó con una falta de Nunes a Casquero con amarilla incluida. Siguió el juego el mismo Casquero con tarjeta por saltar con los brazos fuera ante Borja.

Saldadas ya las cuentas pendientes, el Mallorca parecía convencido en sus posibilidades, como si tuvieran claro que el gol iba a llegar. Y a punto estuvo de conseguirlo a la media hora de juego con un trallazo de Castro pero Mejuto no quiso complicaciones e hizo lo más fácil, pitar falta en el salto de Aduriz. La poca poblada grada de Getafe se frotaba las manos al ver a Soldado calentando pero Míchel confió en Manu del Moral para encarrilar el pase a las semifinales.

El final llegaba y el plus de más del Mallorca no llegaba. Es más, fue el Getafe el que causó más peligro en el tramo final. Primero con un lanzamiento de falta de Albin pero Aouate sacó las manos. Y en el descuento, Pedro León recibió un buen centro y en el mano a mano volvió a salir victorioso el cancerbero mallorquín.

Finalmente, el Getafe aguantó el tirón del Mallorca y alcanza las semifinales de la Copa del Rey donde ya espera el Sevilla. Bonito duelo con revancha incluida tras la final de hace dos años.