Temas del día

El Sevilla ya piensa en las semifinales de Copa

Copa del Rey | Cuartos de final | Ida | Deportivo 0 - Sevilla 3

El Sevilla ya piensa en las semifinales de Copa

El Sevilla ya piensa en las semifinales de Copa

Reuters

El conjunto andaluz encarriló su pase a las semifinales del torneo con una victoria contundente en Riazor. Negredo adelantó en la primera mitad a los de Jiménez y Renato y Navas sentenciaron.

Al Sevilla le bastó el partido de ida de la eliminatoria ante el Deportivo para sentenciar su pase a semifinales de la Copa. Los de Jiménez golearon a los gallegos en Riazor de forma contundente, tanto en juego como en goles. El conjunto hispalense se adelantó por medio de Negredo al borde de la media hora de juego. Tras el descanso, Renato y Jesús Navas aumentaron la ventaja visitante lo suficiente para asegurarse el pase a semifinales salvo hecatombe en el Sánchez Pizjuán la próxima semana.

Deportivo y Sevilla afrontaban en Riazor la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey tras tropezar ambos en la última jornada de Liga. Los de Lotina se vieron superados por el Mallorca y a los de Jiménez les sucedió lo mismo ante el Barcelona. Ambos equipos, asediados por las bajas, buscaban despejarse el camino hacia las semifinales del torneo del KO. Los gallegos fueron eliminados por los andaluces en 2007 y 2009, lo que imprimió al choque cierto aire de venganza.

El pitido inicial dio paso a una dura lucha en la zona ancha del terreno de juego por hacerse con la posesión del balón y el dominio del partido. En esa batalla se esfumaron los diez primeros minutos del partido, justo hasta el momento en el que Renato puso el nudo en la garganta de la parroquia local con un fuerte disparó desde dentro del área que se marchó por encima del larguero de Manu. El susto y la mejor colocación sevillista sobre el césped otorgaron la iniciativa en el choque a los de Jiménez.

El Sevilla dominaba, pero presentaba serias dificultades para penetrar en el entramado blanquiazul y llegar al área rival con peligro. Mientras tanto, el Deportivo se limitaba a contener al rival con todas sus líneas replegadas y con un solitario Bodipo en ataque. Mediada la segunda mitad fue Jesús Navas el que cerca estuvo de abrir el marcador con un disparo que acabó atajando Manu con algunas dificultades.

Cerca de la media hora de juego llegó lo que parecía cuestión de tiempo, el gol visitante. Un destello de calidad de Jesús Navas en forma de asistencia sirvió para habilitar a Negredo que, con la ayuda de un pasivo Manu, marcó el primer tanto del partido con una perfecta vaselina sobre el meta gallego. Pocos minutos después fue el propio Negredo el que desperdició la ocasión de poner más tierra de por medio al cruzar demasiado tras una sobresaliente jugada de Diego Capel.

El bagaje atacante del conjunto local en la primera mitad se resumió en un disparo al palo de Juan Rodríguez tras un centro de Filipe Luis y en dos galopadas de Bodipo que acabaron con idéntico resultado. El delantero deportivista, que se quedaba solo ante Palop y que acabó en el suelo en ambas ocasiones, se dejó caer en la primera y fue derribado por la defensa sevillista en la segunda.

Tras la reanudación, el Deportivo volvió decidido a hacerse con el dominio del balón para poder practicar su juego, basado en un fútbol elaborado y que dista mucho de la imagen que ofreció en la primera mitad, donde Bodipo fue un islote entre los zagueros rivales. Los de Lotina lo lograron durante los primeros compases del segundo acto y el Sevilla se vio obligado a correr tras el balón pero, una vez más, las ocasiones de gol fueron para el Sevilla. Una buena combinación entre Navas y Capel acabó con un desviado disparo del almeriense que no puso en apuros a Manu.

Lotina no lo tenía nada claro e introdujo a Añón y Valerón en sustitución de Antonio Tomás e Iván Pérez. Poco después, Jiménez también movió ficha desde el banquillo y dio entrada a Perotti para retirar a uno de sus hombres más activos durante el partido, Diego Capel. Con los cambios las fuerzas se igualaron y el partido quedó huérfano de un dominador claro. Aún así, era llamativa la nulidad ofensiva local ante la sensación de peligro que acompañaba a los visitantes cada vez que tenían el balón en su poder.

El juego plano del que hacía gala el Deportivo era el complemento perfecto para la exagerada verticalidad del juego del Sevilla. Las consecuencias de esto acabaron llegando y se precipitaron en tan sólo tres minutos. Tiempo en el que Perotti bailó a Laure en la banda para poner un centro en la cabeza de Renato que significó el segundo tanto del partido. Dos minutos después fue Negredo el que se deshizo con una facilidad asombrosa de Zé Castro para servir en bandeja la sentencia del partido y la eliminatoria a Navas. El canterano sevillista logró el tercer tanto de los hispalenses y dejó helado Riazor.

Con veinte minutos por delante y con un resultado tan demoledor en el electrónico (0-3), la recta final del partido fue más cándida de lo que se hubiese pensado en la previa del choque. Manu evitó que Romaric aumentara la goleada con un remate de cabeza que acertó a despejar y Luis Fabiano volvió a vestirse de corto tras mes y medio de baja. Salvo hecatombe andaluza en el Sánchez Pizjuán, el Sevilla tiene los dos pies en las semifinales de la Copa del Rey.