Temas del día

El Barça sufrió ante un Atlético que no puntúa

fútbol indoor

El Barça sufrió ante un Atlético que no puntúa

El Barça sufrió ante un Atlético que no puntúa

La cabeza se impuso al corazón, pero los rojiblancos no bajaron los brazos y el juego se recrudeció, algo que derivó en la expulsión de Roger y la tángana posterior.

En las situaciones difíciles es cuando se ve el verdadero nivel de un equipo. Cuando un conjunto demuestra quién es y por qué está ahí. El Barça es líder y se ha ganado dicha condición tras cosechar tres victorias en sus tres partidos. Sin goleadas contundentes, siempre por la mínima, pero con constancia y lucha hasta el final.

El Atlético salió tan mentalizado como necesitado, de ahí que comenzara inaugurando el marcador. Álex conseguía zafarse de la presión blaugrana y cruzó un balón que no pudo atajar Busquets. Sumar sus primeros puntos esta campaña ya no parecía una quimera, pero el Barcelona le ponía más inteligencia que corazón. Por eso, Carreras aprovechó un mal rechace rojiblanco para empatar el encuentro (1-1). Sin embargo, los locales insistían, cerraban filas y Diego noqueaba cualquier intento culé por decantar el partido que estaba llamado a ser el de su redención, en Torrejón, ante su gente. Mientras Nadal marcaba de volea, Sequeiros se alió con Roberto y Pantic para continuar metidos en el choque gracias al 2-2. Pese a sus intentos, el Atleti no veía puerta y el capitán culé se destapó como el mejor del encuentro. Sergi firmó un hat-trick con goles de toda índole: aliándose con Carreras para sacar una falta rápida que pilló descolocado a Diego, de cabeza o aprovechando los despistes rivales en el último suspiro.

Tras el descanso, los rojiblancos echaron el resto y tras dos ocasiones repelidas por los postes, Vizcaíno y el debutante Gabi Moya consiguieron su recompensa, el 4-4. Si el líder quería poner tierra de por medio en la tabla tendría que sufrir, esperar acechante al fallo rival y dar el golpe de gracia. Así, Albert Tomás aprovechó un mal despeje de Arévalo y adelantó a los visitantes de vaselina. La cabeza se imponía al corazón, pero los rojiblancos no bajaban los brazos y el juego se recrudeció, algo que derivó en la expulsión de Roger y la tángana posterior. Sergi sentenció en el descuento y el Atlético sueña con sacarse la espinita, mañana en el Calderón.