Mundial de Clubes
River Plate River Plate RP

-

TBC TBC

-

Serie A
Ligue 1
Euroliga
Anadolu Efes IST

-

Buducnost Voli BUD

-

Fenerbahce FNB

-

CSKA CSK

-

NBA
FINALIZADO
Detroit Pistons DET

104

Milwaukee Bucks MIL

107

FINALIZADO
New York Knicks NYK

110

Phoenix Suns PHX

128

FINALIZADO
Houston Rockets HOU

102

Utah Jazz UTA

97

FINALIZADO
Minnesota Timberwolves MIN

132

Sacramento Kings SAC

105

FINALIZADO
Oklahoma City Thunder OKC

121

Chicago Bulls CHI

96

FINALIZADO
San Antonio Spurs SAS

123

Philadelphia 76ers PHI

96

FINALIZADO
Los Angeles Clippers LAC

127

Portland Trail Blazers POR

131

FINALIZADO
Golden State Warriors GSW

110

Memphis Grizzlies MEM

93

Eurocup
Zenit San Petersburgo (Baloncesto) ZEN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Cedevita Zagreb CED

-

Tofas Bursa TOF

-

BC Andorra AND

-

AS Monaco MON

-

Dolomiti Energia Trento TRE

-

Valencia VAL

-

"Sería un orgullo seguir a Sempere o Palop"

Primera | Valencia

"Sería un orgullo seguir a Sempere o Palop"

"Sería un orgullo seguir a Sempere o Palop"

david gonzález

Vicente Guaita quiere coger el testigo de los porteros valencianos

En sólo unos años ha cambiado el pupitre del colegio por la portería de Mestalla. Vicente Guaita Panadero (10 de enero de 1987) debutó en partido oficial con el Valencia ante el Marítimo en la UEFA y se convirtió en el último exponente de la cantera. A su vez, podría alargar esa estirpe de porteros valencianos que defendieron la elástica ché. "Sería un orgullo seguir los pasos de Sempere, Bartual o Palop", aseguró.

El Diario AS juntó al joven guardameta ché con sus mejores amigos y profesores del colegio Nuestra Señora del Monte-Sion de Torrente. En Guaita sigue existiendo mucho de ese niño que salió no hace mucho de la escuela. Un chico humilde y noble que recuerda con nostalgia todos los momentos vividos en el Monte-Sion: "Tengo unos recuerdos de la infancia muy emocionantes. He pasado muchos años aquí, rodeado de amigos. En el patio del colegio hemos llegado a jugar a la vez cinco partidos de fútbol y cuatro de baloncesto, nos chocábamos unos con otros e incluso te equivocabas a veces de balón y parabas un disparo de otro partido".

En su recuerdo todavía están los grandes partidos que se jugaban en Navidad entre los profesores y los alumnos del colegio y que servían para demostrar quiénes eran mejores. "Los partidos que juego ahora son muy distintos de los que jugaba en el patio. Los profesores sabían que tenía el fútbol en la sangre y siempre querían que jugara con ellos, me elegían para tener la portería rival un poco más cubierta. Pero a mí me gustaba jugar con mis compañeros y los profesores sabían que perderían el partido (se ríe)".

Su llegada al primer equipo no le hace que le suba el ego. Sigue siendo ese mismo chico que llegó al Valencia hace unos años. Es un apasionado de la colombicultura, le relaja pasar las tardes con sus amigos disfrutando de los palomos y continúa siendo un ejemplo de compañerismo. Alguien que le conoce muy bien, el técnico del filial Óscar Fernández, así lo confirma: "Es un trabajador nato y muy buen compañero. Cuando viaja con el primer equipo es el primero en llamar para preguntar por el filial. Eso dice mucho de cómo es. Es noble". El propio Guaita asegura: "Me siento un hombre del filial por encima de todo".

A los siete años se dio cuenta que lo suyo no era marcar goles, sino evitarlos. El gran espejo donde mirarse fue su padre, que también fue portero. "No vi jugar a mi padre, pero me gusta escuchar sus consejos para rendir mejor en la portería y siempre me ayuda. Siempre ha estado ahí y es el gran responsable de que sea portero". Guaita nunca ha tenido un solo referente, siempre le ha gustado fijarse en lo bueno que tiene cada guardameta. "Cuando empecé estaba Kahn, que ha sido un gran portero; me gustaba la seguridad de Buffon; pero entró Cañizares en el Valencia y me fijaba mucho en él. He aprendido muchas cosas de él y fue un buen compañero conmigo. Siempre me ha dado buenos consejos, me ayudó".

Debut inolvidable.

Su llegada a la portería ché se produce en un momento convulso para el primer equipo. Tras la marcha de Cañizares, existe un hueco que Renan, Hildebrand y Guaita deben cubrir, aunque no tiene ninguna presión. "Para mí es un sueño jugar con el Valencia, no me esperaba una situación así. Estoy muy contento. No tengo ninguna presión y juegue quien juegue lo intentamos hacer lo mejor posible".

La noche de su debut en un partido oficial con el Valencia fue, a la vez, la recompensa a ese trabajo que realiza día tras día, un nuevo éxito de la cantera ché y un sueño hecho realidad. "Me gusta trabajar en los entrenamientos, en una semana hay un partido, pero en cambio hay cinco entrenamientos y el trabajo diario es lo que te hace mejorar. Todo el filial está conmigo cuando juego con el primer equipo. Es una buena imagen para la cantera que haya jugadores en el primer equipo, quiere decir que se hacen las cosas bien. El debut oficial lo guardaré siempre en mi corazón. Tenía a mi gente apoyándome en la grada de Mestalla, para un jugador de la casa es lo más grande que hay, fue algo impresionante y un orgullo, un sueño que cumplí. Estoy muy agradecido por la oportunidad que me dio Emery y quiero darles las gracias a todos los compañeros que me han apoyado mucho. Les debo algo a todos", concluyó.

De las aulas del Colegio Monte-Sion de Torrente a la plantilla del Valencia

El Diario AS quiso recordar con Guaita sus orígenes, que pasan por las aulas del Colegio Monte-Sion de Torrente. Allí se reencontró con viejos compañeros de pupitre y profesores y recordó cómo fue su infancia en el patio del colegio en el que dio sus primeros pasos, casi sin saberlo, hacia una carrera como profesional. Un patio que después cambió por el campo de San Gregori, donde empezó a demostrar que apuntaba alto. Unos años después, ya pelea por poder convertirse en breve en el portero titular del Valencia.