La República Checa enfría Basilea

Eurocopa | Suiza 0 - República Checa 1

La República Checa enfría Basilea

La República Checa enfría Basilea

AP

Sverkos marcó el único gol del partido inaugural, que deja a los suizos muy tocados de cara a la clasificación para cuartos. Los locales perdieron ante su público, pero los checos disfrutaron de la presencia de muchos compatriotas en las gradas. Nadie puso ni una pizca de magia en un partido aburrido.

Se acabaron los preparativos, los nervios, los entrenamientos con miedo a lesionarse y las aburridas tardes de concentración. Llegó el fútbol, y llegó en pies de suizos y checos, que abrieron el torneo en el coqueto Sankt Jakob Park de Basilea, que ya fue sede del Mundial 54 y repite 54 años después.

El partido siguió el molde de los partidos inaugurales, es decir, muchas precauciones y poco ataque. Tanto Suiza como la República Checa son dos equipos que se sienten más a gusto sin el balón, y eso se tradujo en 90 minutos de quiero y no puedo. Como Cristiano Ronaldo y los suyos no se animen, el grupo A tiene pinta de que va a estar plagado de empates.

Los primeros minutos del encuentro sí que dieron esperanzas para los amantes del fútbol de ataque, pero Kuhn y Brückner, los entrenadores, no se cuentan entre ellos, y el aburrimiento se convirtió en la nota definitoria de la primera mitad.

Los intentos checos se redujeron a buscar continuamente a Koller, la única referencia en el ataque, pero la actividad de su centro del campo fue extremadamente reducida, con lo que el veterano delantero no influyó en el desarrollo del partido. De hecho fue sustituido por Sverkos al comienzo de la segunda mitad, lo que habrá que reseñar como acierto de Brückner, porque el delantero del Banik Ostrava marcó el único gol del partido en el minuto 70, tras un error gravísimo de la defensa local.

Adiós a Frei y primera derrota

Por parte suiza, su voluntad y sus ganas suplían la falta de calidad, pero a la nula contribución de Barnetta y Behrami se le sumó la lesión de Frei, su estrella, que abandonó el terreno de juego llorando de rabia y regresó al banquillo con muletas, con lo que lo tendrá difícil para volver a jugar en esta Eurocopa.

Con el gol checo, la 'Schweizer Nati' se vio obligada a irse al ataque, contando con la colaboración de su rival, que se encerró en torno a la portería de Cech. Suiza tuvo el empate en el silbato del árbitro, que no pitó un claro penalti por mano de Ujfalusi. En la misma jugada, Cech despejó un peligroso disparo de Barnetta, despeje que cayó a los pies de Vonlanthen, quien desperdició el regalo estrellando el balón en el larguero.

El fútbol fue injusto en esta ocasión con Suiza, que no mereció perder ante una República Checa que siempre estuvo demasiado pendiente de guardarse las espaldas y aprovechó su única ocasión para sumar tres puntos que les colocan en posición privilegiada para luchar por los cuartos de final. Mientras, a Suiza se le pone muy cuesta arriba, más de lo que estaba, el milagro de pasar de ronda ante su público.