Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

"Cristiano tiene la cabeza muy bien amueblada"

Schuster

"Cristiano tiene la cabeza muy bien amueblada"

"Cristiano tiene la cabeza muy bien amueblada"

Schuster (Augsburgo, 1959) es el primer defensor del fichaje de Cristiano. Además, confiesa en AS que su Madrid se acerca a "la excelencia prometida".

Arranquemos por lo más lejano. Usted aterrizó aquí hace diez meses dejando una promesa en el aire: "Vengo para que el Madrid alcance la excelencia en su juego". ¿Considera que ha cumplido?

Acepto que no hemos alcanzado aún la cima, pero estamos cerca. Pero es que eso era imposible que sucediese en un solo año, con un técnico nuevo, ocho futbolistas que fichamos en verano, dos que regresaban tras estar cedidos Un proyecto serio debe durar varios años y demasiado bien nos ha ido...

¿Dónde se ha cimentado el éxito de esta Liga 31?

Ser un equipo, con mayúsculas. La individualidad pone su granito de arena, pero aquí manda el grupo, los códigos del vestuario, la voz de los pesos pesados, el espíritu solidario Aquí nadie está por encima de nadie. Este equipo se respeta, todos trabajan juntos, la gente se ayuda y al ver que todos sudan la camiseta, el que no lo hacía se ha puesto el mono. Y sin quejas.

Sí, pero la gente quiere todavía más calidad, como la que usted tenía

¡Y la tenemos! No lo olvide. Pero aquí los egos están tan repartidos que nadie puede sentirse discriminado.

Quizás por eso le dijeron Raúl y Heinze a Calderón en la fiesta del alirón liguero que no estropeara esto.

Normal, es que ahora el Madrid es una piña dentro y fuera del campo. Ya he hablado con Mijatovic y el presidente y esto debe cuidarse, pero por supuesto acepto que el equipo debe mejorar y tenemos que ir a más. El Madrid nunca puede parar porque su nivel de exigencia nunca se detiene

Ahí quería yo ir. Cuentan los que le conocen que la clave ha sido el buen manejo que ha hecho del vestuario. Casos de Robinho, Diarra, Robben

El jugador, cuando es titular o cuando le toca banquillo, no cambia nada y su jerarquía es intocable para mí. Él lo sabe por cómo le cuido y le trato durante la semana en los entrenamientos. Por eso es bueno tener una pareja Gago-Diarra, para ir repartiéndolos y combinándolos, o Robben-Robinho. Intento ser justo y, de hecho, creo que casi nunca esta temporada hemos dejado fuera del equipo a un jugador por baja forma. Era más por descansar, valoración del rival o pensando en prevenir lesiones. Mire, cuando Robben es suplente claro que se enfada el chaval, pero luego ve que es titular tres días seguidos en detrimento de una estrella como Robinho y así valora lo difícil que es ser titular aquí.

O sea, que el último Diarra brillante que hemos visto es por haber sabido superar el palo de ser suplente de Gago.

Claro, yo ya se lo dije el otro día a Diarra tras ganar la Liga. "Oye, vas a ser muy importante para mí y estoy más que satisfecho con tu aportación, pero no siempre podrás jugar de salida. Si tú lo ves bien, perfecto. Aquí te quedan varios años de disfrutar ganando títulos". Creo que él lo entendió...

Esa complicidad que usted revela poseer con sus hombres quedó probada con el manteo en la noche del Levante.

Con los jugadores hablo más de lo que la gente cree y me gusta tener buena relación. Si hay que hacer una broma, la hago, y si toca estar serio, lo estoy. Ellos los saben bien. El único problema que tenemos los entrenadores es que el que no juega, por más que le expliques, siempre se va a quedar algo descontento porque son jóvenes, ambiciosos y ganadores, luego es normal que lleven mal quedarse a un lado. Por eso mi trabajo ha ido en otra dirección más importante, la de lograr que todos ellos se lleven bien y que cuando uno se queja el propio vestuario le llame al orden para decirle que lo fundamental es el colectivo. Eso es más importante que mi trato con la plantilla.

¿Quién levanta la voz en este vestuario?

Tenemos gente con mucha personalidad y galones como Raúl, Cannavaro, Guti, Casillas, Heinze o Pepe. Ellos marcan la jerarquía, la disciplina en el comportamiento dentro y fuera del campo, las señales que alimentan el compromiso con el grupo

¿Cuándo le echaron la mano más importante esta temporada para que no se viniese la moral de la tropa abajo?

Tras la eliminación con el Roma. Fue muy duro y era difícil levantarse. Este vestuario demostró ahí que éste es un equipo con una mentalidad y actitud sana, de animarse unos a otros y concentrarse en la Liga para sentirse ganadores y ser felices conquistando un título. Y ahí está el premio.

Hablando de esa química que tiene su equipo, hay aficionados blancos que recelan de la llegada de Cristiano Ronaldo por si se vuelve a caer en la molicie galáctica

En este caso me he fijado mucho en el jugador, en cómo habla, cómo se presenta en el campo Tengo bastantes opiniones que me han aportado gente que está y ha estado con Cristiano Ronaldo, que lo conocen como persona y como profesional. Como futbolista no tenemos que perder el tiempo hablando de su calidad. Lo más importante aquí era valorar lo personal y al profesional y debo decir que Cristiano Ronaldo tiene la cabeza bastante bien amueblada. Esa situación es muy complicada para un chaval de su edad y lo está asimilando con entereza y sin traicionar su forma de jugar, como se vio en esta última fase con el Manchester. Parece un veterano por sus tablas.

¿En este vestuario no despertaría cierto resquemor?

En absoluto. Aquí estará al lado de campeones del mundo como Cannavaro, gente importante como Raúl, Guti, Van Nistelrooy, Pepe, Heinze En este Madrid el chaval no crearía ningún problema. Sólo veo un conflicto para él.

¿Cuál?

La explosión mediática. Para los aficionados va a ser un boom espectacular este fichaje, parecido a lo que se vivió aquí con Beckham. Esto no es Inglaterra y ese cambio sí le afectará. Hay que ser inteligente para solucionarle este problema al chico.

Entonces no ve usted a Cristiano como un galáctico con los problemas extrafutbolísticos que ello conlleva

Él es un jugador que disfruta del fútbol con el grupo. La escuela inglesa ha sido perfecta para un jugador de esas condiciones individuales tan excepcionales. Él ha aprendido allí a disfrutar del fútbol como un profesional íntegro. Esa escuela es muy buena para él. Y ello nos permitiría encontrar a un Cristiano que llegaría con la lección aprendida. Además, a pesar de su calidad es muy trabajador y eso es muy importante en un crack.

Por si fuera poco, ha aprobado su asignatura pendiente con el gol.

Cierto, aunque la Liga española es más complicada de lo que parece y aquí seguro que le sería muy difícil meter 40 goles. Pero si llega aquí y mete 30 con el Madrid, ya tenemos otro título asegurado como mínimo. Se lo digo yo.

¿Cuando Cristiano erró el penalti en Moscú llegó a pensar que podía correr peligro su contratación? ¡Si llega a perder esta Champions no le dejan salir de Inglaterra!

Pero amigo, esta es la ley del fútbol. Los penaltis sólo los fallan los que los tiran. Si los que estamos en esta entrevista nos viéramos de corto en Moscú nos hubiéramos asustado si nos toca tirar. La pena fue lo de Terry, un tipo excepcional y un jugador honesto como pocos. Pero tanto Cristiano como Terry tuvieron el valor de tirar y eso es lo que vale. No conozco ningún lanzador de penaltis que no haya fallado alguno

Imaginemos que en dos semanas acaba el culebrón y Cristiano luce ese blanco que usted dijo que le quedaría bien. Cerramos el chiringuito. El dinero no da para más

Cristiano, sin duda, nos ayudaría en muchas cosas, pero no nos podemos quedar sólo ahí. Será caro y habrá que pagar mucho dinero, pero necesitamos más porque no sería suficiente.

Huntelaar, Hleb, Diego, Quaresma

Hay un par de puestos, de mitad para adelante, que podemos mejorar y que es preciso reforzar para que tengamos el equilibrio necesario. Desde hace dos meses tenemos un plan y sabemos lo que queremos, aunque ahora se ha añadido Hleb.

Sí, el multiusos de Wenger.

No sabíamos que podía dejar el Arsenal, pero en los últimos días se ha visto que sí. Nos ha sorprendido que pueda salir de allí. También hay otros jugadores que llevamos meses mirándolos, pero parece que todo se ha parado un poquito con lo de Cristiano Ronaldo, por ser la gran prioridad del club ahora. Seguimos pendientes del mercado, por supuesto.

¿Qué ocurre con Ramos?

Debe especializarse más que nunca como lateral derecho. Es el mejor 'dos' que he conocido y sólo hay que utilizarle de central en casos extremos que no deben repetirse. A Sergio es mejor no tocarle de su sitio. Si él se fija en ese carril sufrirá menos físicamente y nos dará más rendimiento.

¿Y Marcelo?

Mi gran alegría. Le hemos dado continuidad de lateral izquierdo y el chico ha hecho una gran temporada. Marcelo merece darle otro año de confianza. Ese puesto está bien cubierto con él y con Heinze. No es necesario fichar a nadie.

Robinho ha terminado la temporada con el paso cambiado. Algunos ven bien, incluso, hacer caja con él. ¿Daría el visto

bueno usted a un posible traspaso?

No y, además, ni se ha planteado. Robinho está feliz con nosotros y el único problema ha sido que le ha costado volver a ser él después de aquella molesta lesión

Maldita tripa

Una pena, porque ante la Roma le criticaron y lo que ocurrió es que forzó su reaparición sin estar bien. Su primera vuelta fue espectacular y nos ayudó a ganar esta Liga. A Robinho le cuesta volver a coger el ritmo. Jugaba con dolor y ahí le perdimos. Ante el Roma otro gallo nos hubiera cantado si hubieran estado Robben y Sneijder... Y si Robinho hubiera jugado en buena forma.

Ya, pero Robben le ha ganado la batalla a Robinho en el último tramo de la Liga

La moneda tiene dos caras y Robben se ha hecho con el puesto poniendo el turbo el último mes. Pero esto es bueno. Competencia brutal y así Robinho luchará como nadie para recuperar el sitio perdido.

Usted ha consumado el cambio de ciclo con el Barça pulverizando todos los récords. De hecho, al que fue su equipo le ha hecho un parcial de 5-1: ganó 4-1 en el Bernabéu y 0-1 en el Camp Nou.

Nosotros empezamos el verano pasado un nuevo proyecto y ahora le sacamos al Barça un año de ventaja porque ellos van a partir de cero al cambiar al entrenador y vender a varias de sus figuras. Ellos van a variar su filosofía para reducir los 18 puntos que les hemos sacado en esta Liga. Pero el Madrid ha formado un equipo con gente muy joven que garantiza dos o tres años muy buenos.

¿Cuándo se vio vencedor de esta Liga?

Precisamente en el partido con el Barça, en el Camp Nou. Ellos sacaron por última vez a todos sus cracks y sabían que ganándonos se metían otra vez en la lucha. Pero ahí se vio al Madrid que yo quiero. Toda la afición entendió que este equipo no se iba a arrugar nunca. Por eso ganamos en Bilbao, en el Calderón, en Villarreal, Santander, Valencia o Pamplona. Hombre, tampoco olvido el pasillo del día del Barça. ¡Qué noche más espectacular, fue inolvidable para mí! Ver al Bernabéu hacer la ola es un premio a tanto esfuerzo.

Muy diferente a lo que usted vivió en su segunda Liga como jugador con la Quinta del Buitre, en 1990. Cuente?

Habíamos empatado 0-0 en Valladolid y cantamos el quinto alirón consecutivo con varias jornadas de antelación. Pero la afición ni salió a la calle. Ni Cibeles ni nada de nada. Es normal. Teníamos un equipo único que goleaba todos los domingos, pero faltaba la Copa de Europa. Aquellos partidos con el Milán?

Esta próxima temporada puede ocurrir igual. Aunque se gane la tercera Liga seguida, le van a exigir la Décima.

Lo sé y asumo ese reto. El Madrid tiene nueve Copas de Europa, más que nadie, pero que la gente entienda lo difícil que es ganarla. Mira lo que ha sufrido el Chelsea y se quedó sin ella otra vez. Además, de esas nueve cayeron seis en una época con un equipo irrepetible. Hay que ser más realistas con la Champions, aunque por supuesto será nuestro gran objetivo porque la afición lo pide y la historia lo exige.

Acortemos las distancias. El Schuster de los últimos meses no tuvo nada que ver con el agrio, arisco y malencarado del resto de la temporada.

Hay una cosa muy clara. Tú puedes haber entrenado a muchos equipos y de diferentes países, pero cuando llegas al Madrid todo cambia. El Madrid es incomparable en todo. Estuve como jugador, pero llegas veinte años más tarde y notas lo que ha crecido el club y su repercusión. Seguro que he aprendido mucho de los errores cometidos y esto ayudará a ver otro Schuster la próxima temporada. Además, no olviden mi carácter. Mis amigos me dicen: ?Alemán, no te lo tomes tan en serio?. Pero yo les digo: ?Ponte tú delante de cincuenta leones y veinte cámaras y responde algunas preguntas tal como van dirigidas?.

Pero muchas veces sus malas respuestas hicieron daño a la imagen del Madrid.

Yo siempre quiero hacer lo mejor para el club y proteger al Madrid, por lo que este año me ha venido bien para mejorar y rectificar. Me comprometo a evitar ciertas cosas. Algún día seré yo de nuevo, pero fijo que se verá otro Schuster más sereno y menos irritado.

Me dice un pajarito que le ha ayudado mucho en su terapia desfogarse jugando al hockey sobre hielo.

Mire, en esta vida cuando te toca la fea todo sale mal. Pero cuando coges la racha todo funciona de maravilla. ¡Ya hasta gano títulos con el hockey! El domingo estábamos en el torneo de Txuri Urdin y miraba por la tele la Fórmula 1 en el Pabellón de Hielo de San Sebastián, mientras jugaba el Barça con otro rival. Sólo podíamos ser campeones si ellos perdían y así fue. Mis compañeros se pusieron a gritar como locos ?campeones, campeones? y se vinieron hacia mí a abrazarme. Yo me dije: ?No puede ser. Otro alirón en menos de dos semanas?. Nos pusimos a saltar como niños. Fue una gozada.

Me dicen que usted va a ser padre otra vez.

Sí, ya soy abuelo y ahora vuelvo a ser papá. Me río yo del mito de Julio Iglesias (se carcajea a mandíbula batiente). Cuando todo te sale bien no hay que parar. Si mañana jugásemos la final de la Décima la ganábamos seguro.

Aprovecho su estado de felicidad indisimulado. Le quedan dos años de contrato con el Madrid. ¿Los cumplirá?

Mire, este año he visto a la gente contenta y eso es lo que me compensa. Si se mantiene este clima puedo seguir en el Madrid el tiempo que sea preciso. Si no cambia este ambiente y mantenemos este grupo, cada año seguiremos yendo a Cibeles a celebrar títulos.

Así sea, míster.