Robben: "Parece que no pasa nada si rompes una pierna a otro"

Robben: "Parece que no pasa nada si rompes una pierna a otro"

Robben: "Parece que no pasa nada si rompes una pierna a otro" Robben ha declarado que le parece "una vergüenza" que Quique Álvarez sólo fuera sancionado con un partido." />

CHEMA DÍAZ

"He sufrido bastantes entradas fuertes en mi carrera pero esta fue de las peores. Él me llamó después del partido, me pidió perdón y lo acepto sin ningún problema. Lo que me cuesta entender mucho es que él sólo haya sufrido una sanción de un partido, es una vergüenza", ha declarado Robben sobre la entrada que sufrió por parte de Quique Álvarez.

Arjen Robben, extremo internacional holandés del Real Madrid, criticó al Comité de Competición al señalar que "es una vergüenza" que Quique Álvarez, jugador del Recreativo que le lesionó con una fuerte entrada, "sólo" haya recibido una sanción de un partido. "Parece que el mensaje que queda es que puedes romper la pierna a otro futbolista, que cumples un partido de sanción y no pasa nada. De todas formas, me pidió perdón, lo acepté y ya está olvidado", dijo.

Robben, que regresó este domingo después de tres semanas de lesión por la entrada de Quique Álvarez, reconoció que fue la patada más fuerte que ha recibido en su carrera y criticó con dureza al Comité de Competición.

"He sufrido bastantes entradas fuertes en mi carrera pero esta fue de las peores. Él me llamó después del partido, me pidió perdón y lo acepto sin ningún problema. Lo que me cuesta entender mucho es que él sólo haya sufrido una sanción de un partido, es una vergüenza", manifestó.

Robben quiso incidir en el mensaje que se debe mandar desde los comités sancionadores para evitar entradas excesivamente duras. En su opinión, es el opuesto al que se está poniendo en práctica. "Deben mandar un mensaje fuerte y claro para evitar estas entradas. Si me hubiese cogido dos centímetros mas abajo me habría roto la pierna, nueve meses de baja", dijo.

"La derrota fue una decepción muy grande pero no hay crisis"

Robben reconoció que la derrota ante el Valencia de ayer en el estadio Santiago Bernabéu (2-3) "fue una decepción grande", pero descartó que el equipo esté "en crisis" pese a perder seis de los últimos ocho partidos disputados.

La verdad es que ayer fue una decepción bastante grande porque merecimos ganar, tuvimos muchísimas ocasiones y lo único que faltó fue aprovecharlas. Tenemos que mantenernos fuertes y ser conscientes de lo que nos espera", dijo.

"Puede ser bueno que sea semana de partidos internacionales, la gente se va fuera, cambia la mentalidad y vuelve con frescura mental y física que nos puede beneficiar. Sólo podemos pensar en el partido que viene. Lo de ayer fue una decepción pero jugamos muy bien al fútbol y no es cuestión de crisis, sólo de mantenernos fuertes".

Robben reconoció que Bernd Schuster no habló con la plantilla tras una nueva derrota, "justo después de los partidos casi nunca habla con nosotros", y le dio la razón a su técnico por la crítica que realizó al equipo por lanzarse al ataque y no defender la ventaja en el marcador que tenían.

"Tras perder no nos dijo nada, ni merece la pena hablar. En esos momentos en los que todos estamos decepcionados sabemos lo que ha pasado. Quizás sea cierto que tiramos demasiado hacia arriba, pero no sólo cuando el partido iba empate sino cuando ganábamos 2-1. Seguimos atacando cuando posiblemente hubiese sido mejor quedarnos atrás y defender el resultado", manifestó.

Por último, habló sobre su regreso después de superar su última lesión en tres semanas. "Estoy muy contento por volver y por haber regresado antes de lo esperado. Lo he conseguido a base de trabajo. He entrenado dos veces al día y por eso la recuperación ha sido más rápida de lo que esperábamos al principio".