LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Bundesliga
Liga Portuguesa
Euroliga
Panathinaikos PAN

-

Darussafaka DAR

-

B. Munich MUN

-

Zalgiris ZAL

-

Liga Holandesa
Willem II Willem II WII

-

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

-

Liga Belga
Charleroi Charleroi CHR

-

Gent Gent GNT

-

Liga Rumana
CS Concordia Chiajna CS Concordia Chiajna CHI

-

CSMS Iaçi CSMS Iaçi LAC

-

Liga Turca
Göztepe Göztepe GÖZ

-

Bursaspor Bursaspor BRS

-

NBA
Houston Rockets HOU

-

Los Angeles Lakers LAL

-

San Antonio Spurs SAS

-

Los Angeles Clippers LAC

-

Orlando Magic ORL

-

Chicago Bulls CHI

-

Phoenix Suns PHX

-

Dallas Mavericks DAL

-

Liga Mexicana - Apertura

"Yo perdí con el Nástic"

Primera | Nàstic - Real Madrid

"Yo perdí con el Nástic"

"Yo perdí con el Nástic"

carlos díaz

El 11 de enero de 1948 el Nàstic de Tarragona visitaba por primera vez el nuevo Chamartín, que había sido inaugurado un mes antes ante el Os Belenenses (3-1). Los catalanes arrasaron a un Madrid limitado que se adelantó gracias a Luis Molowny. Pero Martínez rió el último...

Por entonces tenía 23 añitos, un sueldo de 3.000 pesetas mensuales y un apodo, El Mangas, que nuestro protagonista justifica sin rubor: "Me gustaba cogerme las mangas con los puños porque al correr me hacía parecer más alto y, además, cuando llovía se daban más de sí y me daban equilibrio al regatear". Luis Molowny (171 partidos de blanco, 89 goles) fue uno de los protagonistas de aquel triunfo histórico del Nàstic en el nuevo Chamartín (1-3). Aconteció el 11 de enero de 1948 y, no sólo supuso un suceso para la ciudad de Tarragona, sino la primera derrota sufrida por los blancos en su flamante estadio.

Molowny no olvida aquella afrenta: "Fue duro. Puedo decir resignado que yo perdí con el Nàstic. Recuerdo que allí estaban Roig, Juanete y Martínez. Se estrenaban en Primera, pero eran muy rápidos al contragolpe. La pena es que yo marqué el 1-0, pero luego nos pasaron por encima. Me parece que ellos vestían camiseta roja...".

A sus 81 años, vive tranquilo en Las Palmas, charla de fútbol en la terraza al aire libre del Gloria Palace y no escatima elogios hacia Bernabéu: "Don Santiago fue el gran impulsor de lo que años después sería el gran Madrid. A mí me tocó una época mala. Todo el dinero que entraba en caja había que invertirlo para el Nuevo Chamartín. Yo fui de los pocos fichajes en que invirtieron dinero, unas 250.000 pesetas de la época que viajaron con Jacinto Quincoces a Tenerife para adelantarse al Barça, que también venía a por mí".

El asunto estaba tan feo que Bernabéu les sugirió a todos los miembros de aquella plantilla a invertir en bonos del Estado en el Banco Mercantil e Industrial: "El hombre nos explicó que ese sacrificio permitiría al Madrid ser el mejor equipo de España diez años después. Lo tenía claro en la cabeza y nosotros lo asumimos con dignidad".

Fueron años duros, donde Molowny sólo pudo saborear una Copa conquistada en 1947 ante el Español, en A Coruña: "Les vencimos tras la prórroga. Pero yo me lesioné de la espalda y encima me expulsaron en la segunda parte...".

Este hombre tranquilo y afable es reconocido por ser un entrenador talismán en los tiempos turbulentos de los años 70 y 80. "Mi primer recuerdo fue la Copa ganada al Barça por 4-0 tras sustituir en el cargo a Miguel Muñoz".

¿Y hoy, don Luis? Sólo una respuesta: "Que no se repita lo del 48 y que Capello apueste por hacer buen fútbol". Tome nota, señor Capello.