UEFA Nations League
Kazajistán KZ

-

Andorra AND

-

Armenia ARM

-

Macedonia MAC

-

Francia FRA

-

Alemania GER

-

Irlanda IRL

-

Gales GAL

-

Eslovenia SLO

-

Chipre CHI

-

Gibraltar GIB

-

Liechtenstein LIE

-

Noruega NOR

-

Bulgaria BUL

-

Letonia LET

-

Georgia GEO

-

Ucrania UCR

-

R. Checa RCH

-

Copa del Rey
Euroliga
Darussafaka DAR

-

Buducnost Voli BUD

-

Maccabi TEL

-

CSKA CSK

-

B. Munich MUN

-

Panathinaikos PAN

-

Campeonato Brasileño Serie A
Eurocup
Galatasaray GAL

-

Germani Brescia BRE

-

Estrella Roja RED

-

BC Andorra AND

-

Ratiopharm Ulm RAT

-

AS Monaco MON

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Turk Telekom TUR

-

Liga Colombiana II

Gravesen empieza a ser un problema en el Madrid

Primera | Real Madrid

Gravesen empieza a ser un problema en el Madrid

Gravesen empieza a ser un problema en el Madrid

jesús aguilera

Tuvo un rifirrafe con Pablo García y juega siempre al límite

La actitud de Gravesen comienza a ser preocupante para los directivos, para el cuerpo técnico y para los jugadores del Madrid, aunque él, en sus declaraciones al Ekstrabladet, único medio con el que habla semanalmente, diga que sus compañeros le elogian y que su vida le va a las mil maravillas. Juega y actúa al límite. Ponerlo de titular en un partido oficial es arriesgar, porque en una milésima de segundo puede conseguir, con una de sus salidas de tono, que el colegiado le muestre la roja. Eso estuvo a punto de pasar el sábado contra el Espanyol. Vio la amarilla en el minuto 35 y a punto estuvo de ver la roja minutos después. López Caro le cambió en el descanso para evitar que el equipo se quedara con diez. Sin olvidar que ante el Valencia, aún con Luxa, dejó al equipo con diez a los cinco minutos de haber saltado al campo.

Altercado. Pero eso no sólo sucede en los partidos. Los entrenamientos comienzan a ser de alto riesgo si Gravesen está por medio. La semana pasada le dio un pisotón a Cassano. El viernes, en la sesión a puerta cerrada, le dio a Ramos en el tobillo. El lunes, en un partidillo a medio campo donde López Caro trabajaba la presión, Gravesen cometió una fea entrada sobre Pablo García. El técnico, pendiente de todo, lo vio, se acercó y le pidió tranquilidad. Al danés le dio igual, puso una cara de las suyas, levantó los brazos y siguió jugando. Sus compañeros observaron alucinados. Con estos antecedentes, en junio se plantearán su futuro y la conveniencia de que se quede o no en el Madrid.

Gravesen: "Tengo el respeto de mis compañeros"

"Yo no leo la prensa española. Lo único que es importante para mí es qué piensan el club, mis compañeros y el entrenador, y ellos me han apoyado y elogiado por mi actuación sobre el terreno de juego. Respeto.- Lo que vale son las palmadas y el respeto de mis compañeros y el técnico. Ellos son los que me conocen dentro y fuera del terreno de juego. No entiendo que escriban lo que escriben, pero viven de esto. Yo soy otro tipo de persona. Si me encuentro un hombre calvo o que corre de una forma graciosa, eso no significa que empiece a decir cosas sobre él, por qué iba a tener derecho a hacerlo. Equipo.- En los últimos tiempos hemos ganado nueve partidos seguidos y hemos encontrado el buen juego. También en el aspecto personal va todo bien y estoy jugando partidos. Táctica.- He tenido problemas para encontrar mi sitio, pero ahora mismo siento que Guti y yo nos entendemos bien en el centro del campo".