ACTUALIDAD

China, contra las cuerdas por el origen del coronavirus

Según una información desvelada por 'The Sunday Times', el espionaje británico ve "factible" que el SARS-CoV-2 saliera de un laboratorio.

China contra las cuerdas: El espionaje británico ve “factible” que el coronavirus saliera de un laboratorio
Thomas Peter Reuters

Continúan las sospechas sobre el origen del coronavirus. Uno de los últimos capítulos fue desvelado el domingo por el diario británico The Sunday Times, que asegura que los servicios secretos británicos consideran "factible" que el patógeno saliera de un laboratorio de investigación chino. 

Aunque según señala esta fuente al rotativo, quizá "nunca llegaremos a conocer el origen real del SARS-CoV-2". Si finalmente se confirmara esta información, chocaría con la versión ofrecida por el gigante asiático, que siempre ha negado que la enfermedad se escapara del Instituto de Virología de Wuhan.

Trabajo conjunto

El espionaje británico se sumaría así a la versión que sostenía el expresidente estadounidense Donald Trump. Así, los informes de la inteligencia estadounidense apuntaban que hubo contagios entre empleados del citado laboratorio chino en 2019 con un virus similar al actual coronavirus. 

Ahora, la información de The Sunday Times recalca que ambos servicios secretos están trabajando conjuntamente para determinar si el Ejecutivo chino ha ocultado el origen real de la enfermedad.

Hermetismo chino

Pero una de las grandes dificultades pasa por el hermetismo de las autoridades asiáticas: "Puede haber lagunas en las pruebas que nos lleven por un camino y pruebas que nos lleven por otro. Los chinos mentirán en cualquier caso. No creo que lo lleguemos a saber", detalla una voz autorizada en el citado medio.

En caso de corroborarse esta hipótesis, se confirmaría que el laboratorio chino estaba experimentando y manipulando una variante del coronavirus. Aunque el pasado mes de enero, un grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que acudió a Wuhan afirmó que no había ninguna evidencia sobre transmisión previa a su detección en diciembre de 2019 en la urbe china.