FIN DEL MUNDO

El 'Reloj del Apocalipsis', la herramienta para saber a cuántos segundos estamos del fin del mundo

El Boletín de Científicos Atómicos diseñó un reloj simbólico en 1947 para advertir del peligro para la humanidad que representaban las armas nucleares.

El 'Reloj del Apocalipsis', la herramienta para saber a cuántos segundos estamos del fin del mundo

El reloj del Juicio Final permanece este año, al igual que el anterior, a tan solo 100 segundos del fin del mundo. Esta herramienta simbólica es utilizada por el Boletín de Científicos Atómicos para trasladar a la sociedad las amenazas que se ciernen sobre el mundo y lo cerca que están de provocar el fin de la humanidad.

El “Doomsday Clock” o reloj del Juicio Final se creó en el año 1947, cuando el principal peligro al que se enfrentaba el mundo eran las armas nucleares, en concreto, que las dos grandes potencias de entonces, Estados Unidos y la Unión Soviética, emprendiesen una carrera en el desarrollo de estas armas.

A partir del año 2007, el reloj empezó a considerar los peligros del cambio climático como uno de los grandes desafíos a la humanidad. Además, tiene en cuenta la irrupción de tecnologías disruptivas y la aparición de pandemias, como la de COVID-19.

De 7 minutos a 100 segundos

El reloj se puso originalmente a 7 minutos del fin del mundo y desde entonces su posición ha ido variando. Los responsables de la decisión son el Consejo de Ciencia y Seguridad del Boletín junto con el Consejo de Patrocinadores que cuenta con 13 premios Nóbel.

En su último informe, el Consejo dejó el reloj a 100 segundos (al igual que el año anterior), el menor tiempo al que nunca se ha encontrado. “Las amenazas existenciales de las armas nucleares y el cambio climático se han intensificado en los últimos años debido a un multiplicador de amenazas: la corrupción continua de la ecosfera de la información de la que dependen la democracia y la toma de decisiones públicas”, explican.

Para el Consejo la pandemia ha sido “una llamada de atención” y alertan también del peligro de “la información falsa y engañosa difundida a través de Internet” en relación con la COVID-19, lo que creó “el caos social en muchos países y provocó muertes innecesarias”. Por ello, “estos eventos negativos en los campos nuclear, del cambio climático y de la desinformación podrían justificar el acercamiento del reloj a la medianoche”.

Una situación muy diferente a la del año 1991, después de la caída del Muro de Berlín y del desmoronamiento de la Unión Soviética, cuando Estados Unidos y Rusia firmaron el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas. En ese momento, el reloj se colocó a 17 minutos del apocalipsis.