ACTUALIDAD

Bill Gates apuesta por comer la carne artificial

Una investigación efectuada en 2019 por la consultora AT Kearny señaló que la presencia de este alimento en las naciones desarrolladas será del 40% hacia el año 2040.

El auge de la carne artificial

Poco a poco, la carne de laboratorio está camino de convertirse en una realidad barata y cotidiana. Singapur fue el pionero y se convirtió en el primer país en aprobarla para el consumo humano. Por su parte, en Tel Aviv (Israel) ya hay un restaurante que sirve hamburguesas de pollo sintéticas. 

Este fenómeno también ha llegado a España, tal y como explica el diario El País. Así, en nuestro país hay ocho empresas que han recibido una inyección pública de 3,7 millones de euros para comercializar este alimento a un precio asequible. 

El método

Pedro Prieto, gerente de Be Food Lab, apuntó en el citado medio cómo se fabrica: "A través de una muestra de tejido muscular de la vaca obtenida por una biopsia, se aíslan las células que son las que tienen la capacidad de multiplicarse y se llevan a unos biorreactores, que contienen un medio de cultivo específico y se obtiene un conjunto de células a las que posteriormente se puede añadir algún ingrediente saborizante o texturizante".

Apuesta de Bill Gates

Una de las personalidades más relevantes que está apostando por este alimento es Bill Gates. El magnate tiene cuatro de las empresas más potentes del sector y el pasado mes de febrero declaró que los países desarrollados deberían pasarse a la carne artificial.

"Al cambio de sabor te puedes acostumbrar y la idea es que mejore con el tiempo. Al final, la diferencia de precio será lo suficientemente modesta como para cambiar el comportamiento del consumidor, o se pueden usar regulaciones para cambiar completamente la demanda", aseguró en una entrevista con la revista del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Consumo en auge

La presencia de este alimento va en aumento. De hecho, una investigación efectuada en 2019 por la consultora AT Kearny señaló que el consumo de carne artificial en las naciones desarrolladas será del 40% hacia el año 2040.