ACTUALIDAD

Los mosquitos más peligrosos

La llegada del calor favorece la proliferación de estos insectos, que pueden causar enfermedades graves como la malaria o la fiebre amarilla.

Los mosquitos más peligrosos
EFE

La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) advierte de que las abundantes lluvias de las últimas semanas y las cálidas temperaturas de esta primavera están creando “el cóctel perfecto” para la rápida proliferación de los mosquitos. “Por ello, es imprescindible que todos, desde las Administraciones Públicas hasta los ciudadanos particulares, extrememos las medidas de vigilancia, prevención y control oportunas que sirvan de contención para la expansión de estos insectos tan molestos y, algunos de ellos, potencialmente peligrosos”, ha afirmado la directora general de la organización, Milagros Fernández de Lezeta.

El principal peligro de muchos mosquitos es que son vectores de transmisión de graves enfermedades a humanos y animales, como la malaria o la fiebre amarilla. Sin embargo, no todos son igual de amenazantes. El portal Mosquito Alert señala las cinco especies de mosquitos más peligrosas en función de las patologías que pueden transmitir.

Aedes aegypti (mosquito de la fiebre amarilla)

El mosquito de la fiebre amarilla es una de las especies más preocupantes considera el principal transmisor de dengue, fiebre amarilla, chikungunya y Zika. Procedente de África, actualmente la especie está distribuida por la región tropical de África, Sudamérica y parte de Norteamérica, Oriente Medio, el Sudeste de Asia, las islas del Pacífico y el norte de Australia. En Europa, solo está presente en áreas relativamente pequeñas del este, alrededor del Mar Negro, aparte de Madeira. En España, fue detectado en 2017 en la isla canaria de Fuerteventura, pero se logró erradicar.

Se trata de un mosquito pequeño, de unos 4-7 mm de longitud, que tiene un color oscuro y se reproduce muy fácilmente en el agua. En cuanto a su actividad, es principalmente diurna y crepuscular. Siente predilección por los humanos y puede picar varias veces a la misma persona.

Aedes albopictus (mosquito tigre)

El conocido como ‘mosquito tigre’ se ha vuelto muy famoso en los últimos años debido a que puede transmitir hasta 22 enfermedades diferentes, entre las que se encuentran también el dengue, Zika, chikungunya y fiebre amarilla. Originario de del sudeste asiático, esta especie ha invadido muchos países durante las últimas décadas, hasta estar presente en Asia, África, América, Australia y Europa. Se detectó por primera en España en 2004 en la provincia de Barcelona y, actualmente, se distribuye por toda la costa mediterránea y se adentra hacia el interior.

Se trata de un mosquito pequeño, de entre 6 y 9 mm de longitud que tiene unas características líneas blancas y negras que le otorgan su nombre. A diferencia de otros mosquitos, el mosquito tigre es diurno, con lo que prefiere actuar a primera hora de la mañana y, especialmente, por la tarde hasta la caída del sol. En cuanto a su periodo de actividad, suele ir desde abril a noviembre.

Produce picaduras muy irritantes y suele atacar especialmente en las piernas, pudiendo llegar a picar en los tobillos a través de los calcetines. Sin embargo, no puede perforar pantalones vaqueros ni ropa gruesa, que puede actuar como defensa del mosquito, aunque sí puede meterse por dentro.

Aedes japonicus (mosquito del Japón)

Este mosquito natural del este asiático, principalmente en Japón, Corea, Taiwán y el sudeste de China, pero ha colonizado parte de Norteamérica y Europa durante los últimos años. Está adaptado a climas más fríos, por lo que es más frecuente encontrarlo en la zona centro de nuestro continente. En España, se ha detectado su presencia Asturias y Cantabria.

Es menos peligroso que los dos anteriores, pero también puede trasferir varias enfermedades. El virus que contagia más eficientemente es el de la fiebre del Nilo Occidental, aunque también puede transmitir el dengue y el chikungunya. En cuanto a su aspecto, es más grande y de un color marrón más claro. Se caracteriza por tener varias líneas en el tórax formadas por escamas doradas.

Pica especialmente por el día y al caer el sol, y es una especie muy agresiva que no solo ataca a las personas, sino también al ganado.

Aedes koreicus (mosquito de Corea)

Entre los mosquitos aedes, también destaca por su peligro el koreicus, procedente de Japón, Corea del Sur, el nordeste de China y regiones del este de Rusia. Se conoce muy poco sobre su situación actual. Su aspecto es muy similar al japonés, aunque sus líneas están distribuidas de forma diferente. Pica a humanos y a animales de granja durante todo el día, incluida la noche. Su mayor periodo de actividad es de mayo a octubre. Puede transmitir el nematodo parásito de la dirofilariasis canina, que afecta principalmente a perros, pero no es considerado un riesgo sanitario importante.

Culex pipiens (mosquito común)

Es la especie de mosquito más extendida del mundo y está ligada a la contaminación orgánica, especialmente en alcantarillado y cloacas con agua negra estancada. Es marrón claro o amarillo pajizo y mide entre 4 y 10 mm. Suele estar presente de abril a noviembre y pica sobre todo por la noche, tanto a personas como a animales de distintas especies, incluso aves. Aunque estemos acostumbrados a ellos y no les tenemos miedo, lo cierto es que también pueden transmitir enfermedades graves como la Fiebre del Nilo Occidental y la Dirofilariasis canina.

Síntomas de las principales enfermedades

- Zika. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este virus suele generar síntomas leves (fiebre, erupciones cutáneas, conjuntivitis, dolores musculares y articulares, malestar y cefaleas), aunque la mayoría de personas son asintomáticas. Sin embargo, en mujeres embarazadas puede causar microcefalia y otras malformaciones congénitas, además de otras complicaciones, como el parto prematuro y el aborto espontáneo.

- Dengue. Puede ocasionar una enfermedad aguda similar a la gripe. En ocasiones, evoluciona hacia complicaciones que pueden resultar mortales. En este caso se trata del dengue grave, según la OMS.

- Fiebre amarilla. Los síntomas más frecuentes son fiebre, cefaleas, ictericia, dolores musculares, náuseas, vómitos y cansancio. Solo una pequeña parte de los infectados presentan síntomas graves, y aproximadamente la mitad de estos casos fallece en unos 7 o 10 días.

- Chikungunya. Además de fiebre y fuertes dolores articulares, puede producir dolores musculares, inflamación de las articulaciones, dolor de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas.

- Malaria. Los primeros síntomas, que pueden ser leves, son dolor de cabeza y escalofríos. Pero, si no se trata en las primeras 24 horas, la enfermedad puede agravarse, llevando a menudo a la muerte.

- Virus del Nilo o fiebre del Nilo: puede causar una enfermedad mortal del sistema nervioso en los seres humanos, aunque el 80% de las personas infectadas no presenta ningún síntoma.