CORONAVIRUS

Bajan los fallecidos: menos de diez muertes por COVID en una semana en ocho comunidades

Murcia, Baleares, Cantabria y La Rioja lograron una media, entre el 19 y el 25 de abril, de menos de una muerte al día por coronavirus.

Fallecidos España coronavirus descenso datos curva

Empiezan a llegar buenas noticias por partida doble para España, y es que a la vez que aumenta la llegada de vacunas contra el coronavirus y el ritmo de vacunación también descienden las cifras de fallecidos. El contador cada vez sube menos e incluso algunas comunidades acumulan días sin registrar y añadir ningún fallecido al total.

Según la información manejada por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, con datos consolidados de la semana del 19 al 25 de abril, ocho comunidades autónomas habrían notificado menos de 10 muertes, y de esas la mitad (Murcia, Baleares, Cantabria y La Rioja) habrían reportado incluso menos de un fallecido diario.

Podrían variar si hay retrasos en alguna notificación, pero los datos provisionales de las semanas posteriores confirman la tendencia, que la vacunación está funcionando y también las restricciones que se habían impuesto hasta ahora.

Caída de un 90% desde el comienzo de la vacunación

Aunque los contagios sí continúan a niveles muy altos, las cifras de fallecidos bajan dramáticamente. La vacunación tiene mucho que ver porque protege ante la posibilidad de fallecer por el virus. Desde finales de enero, las muertes semanales por COVID-19 han caído un 90%.

A finales de ese mes, cuando empezó a notarse el efecto de los primeros pinchazos iniciados a finales de diciembre, la curva de fallecidos comenzó a caer. En la última semana de enero se alcanzó el pico, unas 3.722, y desde entonces ha descendido por completo, en las residencias incluso en un 95%.

Por ejemplo, según los datos del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), en la última semana de enero fallecieron 778 ancianos en las residencias, mientras que entre el 26 de abril y el 2 de mayo solo se contabilizaron seis decesos. Y en general, se pasó a esos más de 3.700 fallecidos a 366.

¿A qué se debe?

A partir de la última semana de enero, lo que cambió fue el efecto de las primeras etapas del proceso de vacunación o medidas de control social como la limitación de reuniones o el toque de queda. La población más vulnerable estaba más protegida y eso hizo que la curva cambiara.

Las hospitalizaciones también cayeron un 77%, pero en las unidades de cuidados intensivos (UCI) la bajada ha sido más lenta porque los pacientes son más jóvenes y tienen estancias más largas.

Los fallecidos continuarán porque aunque las vacunas protegen no lo hacen al 100%, como mucho del 95%, afectando esto sobre todo a personas mayores. Y también hay que mirar la tasa de letalidad, el porcentaje de fallecidos respecto al total de contagiados en un territorio, y según estos datos todavía hay comunidades como La Rioja, País Vasco, Madrid, Extremadura, Cataluña, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Asturias y Aragón que tienen más muertes.