CORONAVIRUS

El exdirector de los CDC señala a China: "Lo más probable es que el virus escapase de un laboratorio"

Robert Redfield ha declarado que el coronavirus no habría evolucionado de manera natural, frente a la explicación de que proviene de los murciélagos.

Robert Refield CDC Estados Unidos origen coronavirus
Tasos Katopodis Getty Images

La Organización Mundial de la Salud siempre ha mantenido que el origen del coronavirus era animal. “El virus ha ocurrido de manera natural. Todas las publicaciones que hemos visto apuntan a que es algo que se ha generado de manera natural”, dijo en septiembre su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Pero aunque la máxima autoridad sanitaria se mantenga en esta hipótesis no significa que todo el mundo la crea. Robert Redfield, exdirector de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, ha afirmado en una entrevista a la CNN precisamente lo contrario, que el virus no habría tenido un origen natural.

Según él, a modo de opinión, cree que el virus SARS-CoV-2, causante de generar la COVID-19, se escapó de un laboratorio de Wuhan (China). “Soy del punto de vista de que todavía creo que la etiología más probable de esta patología en Wuhan fue de un laboratorio. Escapó”, sostiene. Y añade: “Otras personas no creen eso. Está bien. La ciencia eventualmente lo resolverá”.

¿Cómo justifica su razonamiento?

Frente a esa teoría por parte de la OMS de que el coronavirus mutó de un virus transmisible entre animales como los murciélagos y que pasó a humanos, Refield lo ve extraño. El laboratorio al que muchos han apuntado es el Instituto de Virología de Wuhan, único laboratorio en China autorizado para estudiar los patógenos conocidos más peligrosos.

“No es inusual que los patógenos respiratorios con los que se trabaja en un laboratorio infecten al trabajador del laboratorio… Eso no implica ninguna intencionalidad”, declara. “Es mi opinión, ¿verdad? Pero soy virólogo. He pasado mi vida en virología”, defiende.

"No creo que esto de alguna manera haya pasado de un murciélago a un ser humano y en ese momento, que el virus llegó al ser humano, se convirtió en uno de los virus más infecciosos que conocemos en la humanidad para la transmisión de persona a persona”, prosigue. Y razona que, por lo general, cuando el virus pasa de animales a humanos, “le toma un tiempo descubrir cómo volverse cada vez más eficiente en la transmisión de persona a persona”.

Ahora incluso están surgiendo cepas más transmisibles. “Simplemente no creo que esto tenga sentido biológico”, sentencia, defendiendo también que ya se habría empezado a transmitir “en septiembre u octubre (de 2019) en Wuhan”.

La OMS sigue investigando y defiende el origen animal

El coronavirus se detectó por primera vez en Wuhan en diciembre de 2019. De las primeras hipótesis barajadas fue que surgió en un mercado a menos de 14 kilómetros del Instituto de Virología de Wuhan. Desde principios de año, se trasladó a Wuhan una expedición de expertos y científicos para analizar su origen.

Recientemente, Peter Daszak, uno de los miembros del estudio, afirmó que todas las evidencias del informe que estaban realizando apuntaban a que se hubiera originado en una granja de animales exóticos, la cual abasteció al mercado de Huanan, en la propia Wuhan.

Pues bien, el borrador del informe ya ha sido publicado y tanto la OMS como China aseguran que el escenario más probable es que se transmitiera el virus de murciélagos a humanos a través de otro animal y que la fuga de laboratorio es “extremadamente improbable”.