CORONAVIRUS

Test rápidos de coronavirus: dónde comprar, efectividad y cómo hacerlos en casa

Las primeras pruebas de autodiagnóstico rápido para la detección de anticuerpos ya están en algunas farmacias, pero de manera limitada.

Test rápidos coronavirus venta farmacias anticuerpos
Lukas Schulze Getty Images

Desde el pasado miércoles 3 de marzo, Alemania tiene a la venta en farmacias, supermercados como Lidl y Aldi o incluso de manera online test rápidos de antígenos, que se pueden hacer y probar sin necesidad de estar supervisados por personal sanitario. Estos test tienen una fiabilidad del 80% y el resultado se obtiene en apenas 15 minutos. Sin embargo, este despliegue no ha llegado a España todavía.

En España, los test rápidos de autodiagnóstico para la detección de anticuerpos contra la COVID-19 solo están a la venta en algunas farmacias, ya que la distribución no ha sido masiva y sí limitada. Estas pruebas permiten a cada persona realizarse el test en casa simplemente con hacer una punción en el dedo. No obstante, el Colegio General de Farmacéuticos explicó que “no son útiles en caso de que exista sospecha de infección”. Sirve para ver si has estado en contacto con el virus o has pasado la enfermedad, es decir, la respuesta de nuestro organismo al virus, pero no detecta la presencia del mismo.

Las farmacias disponen de una guía para la dispensación de estos test, es decir, un documento con toda la información. Solo se venden allí, con receta médica, y se resalta la importancia de informar al personal sanitario del resultado para su adecuado seguimiento.

Cómo comprar, qué precio y cómo funcionan

Únicamente se pueden adquirir en las farmacias de manera presencial, y como ya se ha mencionado es necesaria una prescripción médica. Es obligatorio que una vez comprado y usado se traslade el resultado, es decir, es de “declaración obligatoria”. Estos test se venden por 25 euros, pero no están en todas las farmacias españolas, por lo que están llegando de forma escalonada y será cuestión de meses.

Su funcionamiento es muy sencillo, similar a un test de embarazo. Se puede hacer desde casa, con un pinchazo en el dedo y se obtiene el resultado en solo 10 o 15 minutos. Esta prueba analiza la presencia de anticuerpos IgM e IgG.

Primero hay que limpiar el dedo, se recoge una gota de sangre que se posiciona en la prueba, se añade un diluyente y aparecen los resultados.

¿Qué efectividad tiene? ¿Para qué sirve?

Este aspecto es importante. Según el fabricante, estos test tienen una eficacia de más del 90%, pero hay que saber que no son apropiados para personas con síntomas que piensen que puede detectar la infección. Solo detecta si hay anticuerpos, si se ha pasado la enfermedad.

Si da negativo en IgM e IgG significa que la persona no ha contraído el virus, ya que el sistema inmunológico no detecta anticuerpos. Pero no es un resultado excluyente con tener la infección, y si hay síntomas es conveniente repetir la prueba a los tres o cinco días.

Si es positivo en ambos, se entiende que el paciente está en la fase aguda tardía de la infección. Si es positivo solo en IgM, está en la etapa aguda, en los primeros siete y diez días del contacto, y si es positivo solo en IgG ya se habría superado la enfermedad. Además, el positivo en IgM en personas asintomáticas podría ser un falso positivo.