Síguenos

Surf

Inventan el patinete eléctrico de mar

El HydroFlyer es un e-foil con un manillar desmontable que puede alcanzar los 55 kilómetros por hora y que tiene un precio de más de 15.000 dólares.

0
Inventan el patinete eléctrico de mar
Hydrofoiler

Cuando parece que está todo inventado, siempre hay alguien que aparece para darle una vuelta de tuerca más a algo ya existente. En este caso le ha tocado al e-foil, ese invento que permite surfear con menos roce con el agua. Un invento que no es nada fácil de manejar. No en vano, una leyenda del surf de olas grandes como Grant 'Twiggy' Baker dijo que le hacía sentirse idiota, literalmente. Y es a este punto al que se agarran desde Hydrofoiler para añadirle un manillar al foil eléctrico.

Digamos que han convertido una tabla de surf en lo que podría ser un patinete eléctrico, pero para el agua. No confundir con la bici eléctrica de agua, de la que ya hablamos en su día. Y que como bici, tiene pedales y no va sobre una tabla "de surf". Lo ponemos entre comillas porque es más de paseo que otra cosa, aunque ya han anunciado que lanzarán dos modelos más, entre los que se incluirá un "Surf Pro" con mucho menos volumen y tamaño, para surfear.

El que está actualmente a la venta es 100% eléctrico, alcanza velocidades de hasta 55 kilómetros por hora, puede recorrer 40 kilómetros y tiene una autonomía de 120 minutos. Luego, la carga tarda 3 horas en completarse. En cuanto a sus características físicas tiene un volumen de 160 litros y un peso de entre 35 y 40 kilos. Su precio parte de 15.500 dólares (poco más de 14.000 euros). Este es el idílico -cómo no- vídeo de presentación.

Pero su principal característica, la que lo hace diferente a lo visto hasta la fecha, es que tendrá un manillar de quita y pon (con la patente pendiente de aprobación). Según explican desde HydrfoFlyer, "el manillar del e-foil mejora el equilibrio, reduce los wipeouts -o caídas- y acorta la curva de aprendizaje para los principiantes" y añaden que "incluso para quienes no lo hayan probado nunca pueden levantarse y disfrutar en su primera sesión". Como los patinetes eléctricos que están invadiendo todas las ciudades del mundo. Aunque en el mar, por la poca necesidad y por el precio, es difícil que ocurra lo mismo. Si respeta el medio ambiente y a las normas no escritas del surf, que cada uno se divierta con lo que quiera.