Síguenos

Surf

Se hunde un barco lleno de surfistas en las Maldivas

El Blue Star, el típico barco de surf trip por este paraíso del surfing, chocó contra un arrecife y empezó a hundirse con surfistas y tripulación a bordo.

0
Se hunde un barco lleno de surfistas en las Maldivas
Instagram

Los boat trips de surf por Maldivas son un clásico para los surfistas europeos. Básicamente porque significa pasar una semana, 10 días o 15 en un barco, viajando de ola en ola en busca de las mejores condiciones y en aguas cristalinas. Entre amigos. Claro que también se puede convertir en una mala experiencia, como la que vivió el vasco Borja Agote a bordo del Island Safari 2, cuando él y sus colegas dieron positivo en una PCR y les obligaron a hacer una cuarentena.

Ahora, también desde Maldivas, llega una historia que si no es peor, por lo menos está a la altura. En este caso se trata del hundimiento de otro barco que realiza este tipo de viajes de surf: el Blue Star. A bordo iban algunos surfistas franceses, vascofranceses e incluso algún español, además de la tripulación. De repente, chocaron contra un arrecife y el barco empezó a hundirse. Así lo grabó uno de los surfistas, el francés Boris Romann. Tras el vídeo, el texto con el relato que lo acompaña.

"Eran las 6 de la mañana cuando chocamos con un arrecife. A las 6:45, el Blue Star ya erea historia. Fue bastante estresante tener que recoger todas nuestras cosas mientras veíamos que el agua llenaba nuestras habitaciones, así que todos acabamos perdiendo algo por el camino, pero lo más importante es que estamos todos a salvo y hemos regresado a casa. Eso sí, con una historia poco agradable de contar.

Personalmente creo que ha sido la experiencia más estresante que he vivido, básicamente porque la mayoría teníamos las habitaciones al nivel del mar, así que el agua entró muy rápido y yo tenía todo mi material de foto, ordenador, GoPro, discos duros, tarjetas SD, teléfono, pasaporte, ropa, mochilas, etc. Había que hacer las maletas rápido, sin saber cuánto tiempo estaría el barco a flote. Lo único que escuché tras el impacto fue a mi compañero Florent Neyens gritando "¡chicos, daros prisa, salid cagando leches de vuestras habitaciones!".

Pero con todo lo que había que guardar, no pude organizar nada. Estaba temblando y mis movimientos no tenían sentido (no me imagino lo mismo de noche y con tormenta). Qué locura."

Romann también agradece lo rápido que vinieron a rescatarles desde otro barco y desea toda la suerte del mundo a la tripulación del Blue Star, que se han quedado sin su herramienta de trabajo. Nos unimos a sus peticiones.