Síguenos

Surf

Felipe Pomar, la primera persona que surfeó un tsunami

Historia del surf: 6 cosas que no sabías sobre el veterano surfista peruano, primer campeón del mundo de surf de la historia (1965).

Felipe Pomar, la primera persona que surfeó un tsunami
Instagram

El mundo del surf tiene tantas historias como practicantes. Es decir: millones. Y entre todas ellas, hay muchísimas que merecen ser contadas, como la de Felipe Pomar (Líma, 1943), el primero en surfear un tsunami y primer campeón del mundo de surf, entre otras cosas. Hoy os resumimos algunas curiosidades sobre su vida:

Campeón del mundo de surf en 1965

Felipe Pomar tiene el privilegio de ser el primer campeón del mundo de surf. Ganó el campeonato celebrado en Punta Rocas (Perú), en un día con el mar muy grande, lo cual le favorecía porque llevaba dos años en Hawái entrenando en esas olas. Ganó con una tabla de más de 10 pies y sin invento (cuenta que casi se ahoga en una de las olas por no soltar la tabla), gracias al bottom turn que había aprendido de un hawaiano. Al salir del agua no se creyó que había ganado hasta que anunciaron los resultados.

El primero en surfear un tsunami

El 3 de octubre de 1974, Perú sufrió un terremoto de 7,4 grados en la escala de Richter que causó más de 200 muertes y 3.500 heridos. Ese mismo día, Felipe Pomar surfeó un tsunami, pero mantuvo la historia en secreto durante 10 años por respeto a las víctimas.

La historia la vivió junto a su amigo Pitty Block en Punta Hermosa. El terremoto, de 90 segundos, les pilló en la calle y cuenta que "pensó que se acababa el mundo". Pero al final paró. Así que se les ocurrió la idea de entrar al agua a surfear la ola más grande de la historia. Sin contar que el mar se retiraría y les arrastraría hacia dentro. A pesar de remar, se alejaron hasta 2 kilómetros de la costa, hasta una zona con un mar caótico e impredecible. La única manera que encontraron de salir fue cruzar la bahía nadando en paralelo a la playa. Y fue entonces cuando llegó una ola de tsunami. En una entrevista asegura que pensó que quizás era la última de su vida. Pero no. No era como se esperaba (a pesar de que era equivalente a 2 pisos de altura). Y pudo llegar a la orilla, desde donde vio a un barco estampándose contra unas rocas. Cuando supieron de las noticias... fue cuando decidieron guardar el secreto.

Surf hasta los 100 años

La intención de Felipe Pomar es seguir surfeando hasta los 100 años. No en vano, sigue una vida focalizada en la alimentación, el ejercidio y la salud. Si lo lograra, habría pasado 85 años sobre la tabla de surf, ya que empezó a los 15 (ya lleva más de 60) tras dejar la natación.

Con 19 casi lo deja

Pomar se mudó a vivir a Hawái de joven. Pero era verano y no encontró las olas que buscaba. Eran pequeñas. Tuvo que esperar al invierno para que fueran más grandes y entonces les parecieron demasiado enormes, sin forma, con malas condiciones de viento. Asegura que llegó a pensar "tengo 19 años, ¿por qué voy a morir? Mejor me dedico a otra cosa". Pero no. Se instaló allí y siguió con su carrera.

Propietario de Malole Surf House

La solución que encontró durante los meses de verano de Hawái fue viajar. Hasta zonas como Indonesia, de la cual se enamoró. Y junto a un amigo compraron un terreno y montaron Malole Surf House, un resort para los amantes de la vida saludable, tranquilidad y surf con buen clima, comdia y olas.

Investigación sobre la historia del surfing

El Toro de Punta Rocas ha investigado mucho sobre los orígenes del surf. Según explica, tiene la teoría de que en Perú ya se surfeaban olas antes que en Tahití o Hawái, usando Caballitos de Totora (un tipo de embarcación construida con tallos y hojas de totora) desde hace 4.000 años o incluso más. Y que ese sería el origen ancestral del surf moderno.