Temas del día
Síguenos

Parapente

Yael Margelisch rompe el récord femenino de cross con 263 kilómetros en parapente

Yael Margelisch rompe el récord femenino de cross con 263 kilómetros en parapente

Facebook

La piloto suiza ha completado una ruta triangular por los Alpes suizos en unas condiciones fuertes. Un recorrido de montaña con imágenes de lo más espectaculares.

La parapentista suiza Yael Margelisch ha logrado hacer historia con su última ruta de cross country por los Alpes suizos. Acompañado de su compañero Clément Latour, la piloto suiza ha conseguido romper el récord femenino de distancia triangular en parapente en una espectacular ruta de escarpadas montañas donde la destreza, el control mental y el conocimiento de la meteorología le han llevado a completar los 263 kilómetros de su cruzada. Un Woman World's First en toda regla.

Partiendo de Sant Hilaire du Touvet, pasando por una espectacular ruta triangular donde sobrevoló montañas como el Mount Aiguille, el Vecors, el Pic de Bure, -un punto en que las condiciones se complicaron de lo lindo- y el Belledonne, entre otros, Margelisch completo la ruta en nada más y nada menos que 9 horas y 35 minutos. Un recorrido donde el miedo, la tensión pero también la satisfacción y las emociones de sobrevolar montañas de lo más espectaculares convirtieron este reto en una experiencia de lo más alucinante.

Una ruta de cross con condiciones bastante óptimas pero con grandes dificultades de por medio en un vuelo de lo más turbulento. Según Yael, las primeras complicaciones llegaron cerca de la localidad de Grenoble ya que, llegando con baja altura y un espacio aéreo restringido de por medio, tuvieron que ingeniárselas para escalar con las corrientes de las montañas colindantes. Algo que les hizo perder tiempo entre las dudas y el pequeño rodeo que tuvieron que realizar.

Otro de los puntos críticos fue cerca de Valbonais, donde las fuertes térmicas y un pequeño efecto “venturi” –una distorsión de la corriente debido a la orografía de la zona- acabaron haciendo tambalear a los dos parapentistas como “dos hojas de un árbol en otoño”, según cuenta. Una experiencia sin igual en un paisaje de ensueño que pasará a la historia del deporte extremo femenino, sin duda. ¡Felicidades!