Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A
Síguenos

Skate

El skater Pablo Ramírez muere atropellado durante un downhill en San Francisco

skater pablo ramirez descenso skate colinas san francisco california atropellado camion basura crew gx1000

Instagram @gx1000

El skater de la crew de San Francisco GX1000 ha muerto después de ser arrollado en uno de los míticos downhills de la ciudad. Una gran pérdida para el mundo del skate callejero.

Tan solo unos días después de perder a 3 de los mejores alpinistas del mundo, nuevo golpe a los deportes extremos. En este caso, por la dura noticia de que el neoyorquino Pablo Ramírez, uno de los chicos de la mítica crew GX1000 de San Francisco, ha muerto tras ser arrollado por un camión durante uno de los famosos downhills que practicaba en la ciudad.

Cabe decir que las legendarias bajadas que hay en San Francisco (California) han sido siempre el escenario de esta mítica crew de skaters donde se han 'jugado la vida' centenares de veces. Esta vez pero, lo que nadie pensaba que podía pasar, pasó.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de GX1000 (@gx1000) el

Aunque aún se desconocen las causas exactas del accidente, según el San Francisco Chronicle todo apunta a que Pablo Ramírez fue arrollado por un camión de la basura en un cruce durante uno de sus legendarios descensos. Unas bajadas arriesgadísimas, entre coches y semáforos y a una velocidad descomunal. Un ejemplo muy representativo de la esencia del skate: dominar la ciudad y no doblegarse ante sus imposiciones.

Pablo Ramírez era uno de los pilares centrales de la conocida firma GX1000 que, a través de su arte callejero y sus habilidades en la tabla, sirvió de inspiración al mundo del skate de calle y la cultura urbana. Llegó a San Francisco desde nueva York y se hizo rápidamente un nombre como uno de los más rápidos, divertidos y positivos de la escena. Una verdadera pérdida para el mundillo, sin duda.

Realmente, cuando se entra en una rutina como la suya, los riesgos parecen desvanecerse. Pero siempre están allí, acechando. Y en cuestión de segundos, aún pensando que todo está bajo control, todo cambia. Un simple pestañeo puede costar la vida a cualquiera, como a este joven de 26 años. DEP