GIRO DE ITALIA

El segundo peor Giro del S. XXI

El pelotón nacional no logró victorias de etapa ni metió a ningún corredor entre los diez primeros de la general. Bilbao, 13º, fue el mejor clasificado.

Milán
El segundo peor Giro del S. XXI
Jesús Rubio

El pelotón nacional acaba de completar su segundo peor Giro en el Siglo XXI, sin victorias de etapa ni corredores en el top-ten de la general. Las retiradas de Mikel Landa, que abandonó con cinco costillas y la clavícula rotas a la entrada de Cattolica, y Marc Soler, que se marchó con contusiones costales nada más partir de Siena, terminaron con las opciones de cara a la clasificación. Pello Bilbao, 13º, el mejor de los diez ciclistas españoles que tomaron la salida en Turín, aterrizó como un escudero para Landa y finalmente se dedicó a trabajar para Damiano Caruso, segundo en Milán.

Únicamente no se produjeron triunfos parciales en cinco ediciones desde 2001: en 2004, con Gárate en el décimo puesto; en 2008, con maglia rosa para Contador; en 2010, con Arroyo en la segunda posición del podio; en 2014, con José Herrada 23º; y en 2020, con Bilbao en quinto lugar. En 2014, la peor de las competiciones, a Herrada le tocó sacrificarse por Nairo Quintana, el campeón. Eso sí, en 2021 algunos de los gregarios más destacados fueron Jonathan Catroviejo, para Egan Bernal en el Ineos; Mikel Nieve, para Simon Yates en el BikeExchange; Gorka Izagirre y Luis León Sánchez, para Vlasov en el Astana; o Rafa Valls y Bilbao, para Caruso en el Bahrain.

En el caso del Movistar, el único equipo con licencia de España, lo intentó en las jornadas de montaña a través de las fugas, sin éxito, con Antonio Pedrero (22º en la general), Dario Cataldo, Nelson Oliveira o Matteo Jorgenson. Albert Torres arropó a Soler hasta su retirada y se escapó camino de Gorizia. Sin embargo, el Movistar ni siquiera estuvo cerca en la clasificación por escuadras (séptimo, a 1h 28:18 del Ineos), un consuelo menor por el que lucharon anteriormente también en Tour y Vuelta. Los telefónicos conquistaron este premio en 2017 y 2019.

De la Fundación Contador surgió el Eolo-Kometa, ahora con licencia italiana. La estructura de Alberto Contador e Ivan Basso alcanzó “una victoria espectacular” en el Zoncolan con Lorenzo Fortunato, 16º final. El madrileño, presente en la última etapa, calificó su estreno en una gran ronda como “increíble”: “Rodamos como nos gusta, al ataque. Conseguimos un debut soñado. Ojalá nos ayude a buscar más patrocinadores para continuar con nuestro crecimiento”. Eso sí, de momento no se plantea el cambio de nacionalidad, salvo que futuros espónsores procedan de España. “Nunca se sabe”.