CICLISMO

Riccò, que casi muere por una autotransfusión, en contra de las vacunas del coronavirus

El exciclista, sancionado por dopaje y que estuvo a punto de morir en 2011 al inyectarse sangre en mal estado, criticó la posibilidad de obligar a vacunarse a todo el mundo.

El ciclista italiano Riccardo Riccò es retenido por la policía tras su positivo por dopaje en el Tour de Francia 2008.
ERIC CABANIS AFP

El exciclista italiano Riccardo Riccò ha vuelto a ser noticia en las últimas horas después de haber publicado un post en su cuenta de Facebook en el que se negaba a ponerse la vacuna contra el coronavirus y criticaba la posibilidad que ésta se imponga de forma obligatoria.

Riccò, que se encuentra sancionado de por vida tras haberse visto implicado en tres escándalos por dopaje tras dar positivo en CERA (2008) y EPO (2013), estuvo a punto de morir en 2011 tras una autotransfusión con una sangre que estaba en mal estado.

Pese a su historial con el mundo del dopaje, Riccò, que actualmente regenta una heladería en Tenerife, se ha mostrado contrario al hecho de obligar a la gente a vacunarse contra el coronavirus. "Leo a mucha gente que dice que la vacuna debe ser obligatoria. ¿Estamos de broma? Hago lo que quiero con mi cuerpo, nadie puede obligarme a hacer algo que, si tuviera efectos negativos en mi cuerpo, solo me perjudicaría".

El italiano justifica su postura asegurando que tiene información de amigos médicos sobre el uso de estas vacunas para frenar el avance del virus. "Entonces: te puedes inyectar no sé qué mierda pero no vayas jodiendo a la gente que, como yo, está bien informada (por amigos médicos) y que no se va a poner esa puta vacuna".