CONECTAD@S

"Todos con el Tour, pero no el Tour contra todos"

Javier Guillén, Óscar Pereiro y Jorge Cajal debaten sobre el futuro del ciclismo y de la Vuelta en el nuevo foro de AS: Conectad@s.

"La Vuelta en otoño es algo excepcional pero, si se consigue hacer, aportará un clima de normalidad e ilusión no sólo al deporte, sino a toda la sociedad". Esta reflexión de Javier Guillén, director de la ronda española, la pueden suscribir todos los estamentos del ciclismo, como así se confirmó en la primera entrega de Conectad@s, el espacio que puso en marcha AS este jueves en el que deportistas, organizadores y patrocinadores dan su punto de vista sobre la situación provocada en el deporte por la crisis sanitaria. Un estreno en el que tuvo a La Vuelta como protagonista y en el que, además de Guillén, participaron el ganador del Tour Óscar Pereiro, que aportó su visión como excorredor, y Jorge Cajal, director de comunicación de Continental, una de las grandes marcas involucradas con el ciclismo a nivel mundial y en las tres grandes carreras que contó la postura de una de esas firmas que sustentan directamente a este deporte.

 Los tres coincidieron en "la situación excepcional que se vive" y que la mejor noticia sería que las grandes citas, empezando por las tres grandes y los monumentos, tengan lugar de la manera que se pueda o, en realidad, "como las autoridades sanitarias indiquen". De momento, lo que sí puede hacer el ciclismo es construir un calendario alternativo. En ello están, una vez que ya se conocen las fechas del Tour (29 de agosto al 20 de septiembre), cita que gozó de prioridad para recolocarse frente al resto por una razón que nadie mejor que un patrocinador puede explicar. "Como marca, es la carrera que nos reporta un impacto más global que cualquier otra", apuntó Cajal.

Salida de Cullera en la Vuelta 2019.

"La UCI es quien tiene que tomar la decisión sobre las fechas"

Javier Guillén

Pero claro, una vez 'salvado' el Tour, hay que valorar lo que representan las diferentes citas. "La postura ha sido todos por el Tour, pero lo que no puede ser es plantearlo como el Tour contra todos. No se puede desmerecer a la Vuelta ni al Giro. Después del fútbol, la Vuelta es el segundo evento español que llega a más países", apunta Javier Guillén. "No quiero ni pensar en que no se celebren Tour, Vuelta y Giro. Lo importante es que tengan lugar con más o menos público y con las restricciones que sea", asegura Pereiro, que pone de relieve las medidas que ya están tomando los equipos en cuanto a recortes salariales.

Por eso, todos "necesitan que haya carreras como la Vuelta y nadie va a aelegir en qué condiciones se disputa salvo las autoridades sanitarias", coinciden. "Lo deseable es que se celebre de una menera normal y de ahí los cambios en el calendario. Entre no disputarse y que se haga sin público, pues que se haga. Y matizo, no hablamos de público sino de ambiente. Público también es audiencia y si nos dicen que por medidas sanitarias no se puede retransmitir, pues ya aseguro que no se celebrará. Hasta la gente que le encanta estar en las cunetas, si le preguntas sobre esas dos opciones, preferirá verla por televisión a no verla", afirma Guillén.

"La pandemia ha supuesto una congelación a todos los niveles"

Jorge Cajal

De momento, a día de hoy, se celebrará en otoño, y patrocinadores como Continental medirán "las nuevas fechas de impacto", como asegura Cajal. Una estación en la que lo que más preocupa es el clima. "Ahí debe valorar la UCI qué condiciones hay en Italia y España en octubre y noviembre. Aquí, en Galicia que es el norte, es verdad que en noviembre no hace el mismo clima de hace años", apunta Pereiro. Algo en lo que coincide Guillén: "Es verdad que el veranillo de San Miguel cada vez es más veranillo. Y aunque se hayan retrasado las fechas, no creo que vayamos a vivir una Vuelta de 21 etapas nevando". "Volveremos a esas Vueltas de abril, lo que quizá puedan tomar importancia son los descensos si hay más frío y lluvia", analiza el exciclista. A lo que Cajal, con una sonrisa y por ver algún lado positivo, barre para casa: "Si llueve mucho pondremos a prueba la fiabilidad de nuestros neumáticos".

Porque, si a alguien afecta todo el cambio del calendario, es a los ciclistas, como apunta el ganador del Tour: "Con este cambio, los ciclistas sí se van a poder preparar si, por ejemplo, pueden salir a las carreteras el 1 de junio. Porque el trabajo de rodillo sirve para mantenerte, pero es imposible preparar un Tour sólo con el rodillo, por muchas horas que veamos que algunos les meten, que parece una competición de quién hace más 'el hamster en casa".

La etapa andorrana de la Vuelta 2019 en la que cayó granizo. En la imagen, Valverde persigue a Roglic y Kuss.

"Preparar un Tour en el rodillo es imposible"

Óscar Pereiro

Lo que está claro es que, para preparar una carrera como la Vuelta, lo primero que necesitan todos "es certidumbre" sobre cuándo se va a calebrar. "Estamos trabajando muy intensamente para estar preparados para todos los escenarios", apunta Guillén, consciente de que el recorrido de 2020 atraviesa cuatro países (Holanda, España, Francia y Portugal) y cada uno "está haciendo su receta contra la pandemia con la mejor intención pero no existen políticas comunes". Aunque sabe que en el puzle en el que se ha convertido el calendario ciclista, la última decisión, además de lo que recomienden las autoridades, dependerá de la UCI. "Al final son ellos los que van a tener que tomar una decisión. Cada uno está mandando sus propuestas. Sabemos que se debe ceder y no estamos tensando. La Vuelta siempre ha querido que se prime el interés general".

Y no hay más interés general que uno: que se resuelva la crisis sanitaria y haya ciclismo. Y más en un deporte cuyas particularidades, tanto deportivas como económicas, está sufriendo al más alto nivel las consecuencias del parón o, como lo define acertadamente Cajal, "una especie de glaciación, un congelamiento brusco a todos los niveles". "Por eso estamos en contacto con todos los actores, los ayuntamientos que están a la espera de conocer cuándo pasará la Vuelta por su ciudad, los ciclistas y los patrocinadores, que sabemos sus problemas y más que preguntarles si nos apoyan o no, les proponemos cómo podemos dar solución a sus problemas", admite Guillén. Un momento clave para que todos los estamentos del ciclismo trabajen codo con codo para salvar este deporte. Un momento para estar conectados.