CICLISMO

Froome aplaude la heroica labor de Martinelli en Italia

El ciclista del Astana, hijo del histórico director Beppe Martinelli, realiza entregas a domicilio a los vecinos de Lodetto que no pueden salir a comprar fuera del pueblo.

El ciclista italiano Davide Martinelli.
Instagram @davidemartinelli.official

La pandemia de coronavirus que está azotando a varios países del mundo nos deja más historias solidarias en el deporte. Una de las últimas que hemos conocido nos lleva a Lombardía, una de las zonas más castigadas por el virus, y tiene como protagonista a Davide Martinelli.

El ciclista del Astana, hijo del histórico director deportivo Giuseppe 'Beppe' Martinelli, está ayudando a los vecinos del municipio de Lodetto, situado en de la provincia de Brescia, en Lombardía, a llevarles las compras cuando ellos no puedan salir de casa. El propio Martinelli explicó cómo empezó esta aventura. "Todo empezó gracias a un grupo de niños de Lodetto (), entre los que estaba mi primo Stefano, que se organizaron para entregar medicamentos y alimentos a la gente, sobre todo a los ancioanos, que no tenían la posibilidad de ir a Rovato para comprarlos. ¡He escuchado varias historias que me han conmovido sobre personas que no pueden viajar a comprar a Rovato y que gracias a estos voluntarios han resulto sus problemas! A lo largo de los años he recibido el cariño de toda mi comunidad, pero no había tenido la oportunidad de devolverla porque paso parte de mi tiempo fuera de casa en las carreras", relató en su cuenta de Instagram.

Ver esta publicación en Instagram

Tutto nasce grazie a un gruppo di ragazzi Lodettesi tra i quali mio cugino Stefano, che si è organizzato per la consegna a domicilio di farmaci ed alimentari alle persone, soprattutto anziane, che non hanno la possibilità di recarsi a Rovato per acquistarli. Ho sentito varie storie, che mi hanno toccato, di persone impossibilitate a recarsi nel nostro capoluogo che grazie a questi volontari hanno risolto i loro problemi! Negli anni ho ricevuto davvero tanto dalla mia comunità, però difficilmente ho avuto l’occasione di ripagarla per via della vita che spesso mi porta ad essere lontano da casa. Sono legatissimo al mio Lodetto, comunità di poco più di 1500 persone, dove sfortunatamente non c’è né una farmacia né alcun negozio di alimentari! Dentro di me penso: è la mia occasione per rendermi utile e ripagare le tante persone che mi hanno sempre sostenuto negli anni, e dare una mano a chi in questo momento ne ha bisogno. Ho una bici, 2 gambe ormai non molto allenate e uno zaino, e niente.. oggi ho avuto l’onore di poter andare in farmacia a ritirare dei medicinali per una coppia di anziani, in totale 30 minuti e una decina di km, nulla di speciale per un’atleta, ma quando glieli ho consegnati sull’uscio di casa, ovviamente con le dovute precauzioni (mascherina e guanti) ho sentito un grazie, che ancora ora mi rimbomba in testa. Sono l’uomo più felice del mondo, bello il ciclismo, bello tutto, ma essere utile al prossimo è impagabile. Come diceva il presidente del mio fanclub il compianto, Don Ettore Piceni: a Lodetto non ci sono la farmacia e non ci sono i negozi ma c’è una comunità unita e forte. Dimostriamolo una volta in più! Se potete fare qualcosa per gli altri, fatelo, la soddisfazione sarà enorme! Per info e consegne 🚚 contattare @foiaforfree o anche direttamente me! La bici è sempre pronta, anche oggi ! 🚲 📦 • Ora salgo sui miei @tacxperience per la mia razione quotidiana di rulli, così la prossima volta consegnerò ancora più in fretta 😀

Una publicación compartida de Davide Martinelli (@davidemartinelli.official) el

Martinelli se muestra muy apegado a su pueblo y pensó que debía devolver el cariño recibido mientras compite. "Estoy muy apegado a Lodetto, un pueblo de poco más de 1.500 habitantes donde desafortunadamente no hay una farmacia y ningún supermercado. Entonces pensé: 'es mi ocasión para ser útil y devolver el apoyo a todas la personas que me han apoyado durante estos años y echar una mano a quines la necesitan en este momento". Uno de los momentos más emocionantes para Martinelli fue cuando entregó alimentos y medicinas a una pareja de ancianos. "Tengo una bici, dos piernas que necesitan entrenar y una mochila... y nada... Hoy tuve el honor de poder ir a una farmacia a recoger la medicinas de una pareja de ancianos. En total hice 30 kilómetros y 10 kilómetros. Nada especial para un ciclista profesional, pero cuando se los llevé a su casa con las debidas precauciones (mascarilla y guantes) sentí un agradecimiento que aún resuena en mi cabeza. Soy el hombre más feliz del mundo, el ciclismo es precioso, muy bonito, pero ser útil para los demás no tiene precio"

El ciclista italiano se muestra muy ilusionado por seguir ayudando y muestra su total disponibilidad para seguir ayudando. "Como dice el presidente de mi club de fans Don Ettore Picen 'en Lodetto no hay farmacias y no hay tiendas, pero sí hay una comunidad unida y fuerte'. ¡Hagámoslo una vez más! Si puedes hacer algo por los demás, hazlo. ¡La satsfacción será enorme! Para información y entregas contacten con @foiaforfree o directamente conmigo. ¡La bicicleta siempre está lista. Ahora además tengo un rodillo para entrenar en casa, así que la próxima vez podré hacer entregas más rápido"

La hazaña de Martinelli no ha pasado desapercibida en el pelotón. Chris Froome aplaudió en las redes sociales el logro del ciclista del Astana. "Gran trabajo Davide Martinelli. Es muy bonito leer historias como estas en estos tiempos y tan tristes". La historia de Davide Martinelli es un claro ejemplo de como la bicicleta también es una forma de combatir al coronavirus.