CICLISMO | SAN JUAN

"El trabajo en carretera será clave en la pista de Tokio"

Sebastián Mora, baza española junto a Albert Torres para la pista olímpica en Tokio, debuta con el Movistar en la carretera en la Vuelta a San Juan.

"El trabajo en carretera será clave en la pista de Tokio"

"Toda la temporada está enfocada a los Juegos de Tokio, obviamente, pero no voy a dejar pasar las oportunidades, al menos en este principio de temporada", reflexiona Sebastián Mora (Vila-Real, 31 años), que se encuentra en la Vuelta a San Juan argentina en el que significa su debut con el Movistar. Tanto él, como su compañero en la madison que tantas esperanzas genera, Albert Torres (que se recupera de una caída), recalaron este año en el equipo español que les dio un hueco en el World Tour. "Con Eusebio Unzué (mánager de la estructura) están las cosas claras con la prioridad de la cita olímpica, pero este trabajo que vamos a hacer en la carretera también es clave. Trabajaré para el equipo y todo esto me ayudará a coger la fuerza y resistencia necesaria", reflexiona. De momento, ha sido el mejor español del pelotón en San Juan, 13º y 16º en las dos etapas disputadas.

Y es que Mora y Torres siempre han defendido que la ruta les proporciona una preparación magnífica que luego completan con el entrenamiento específico en el velódromo. "Todas las parejas que optan a medalla corren en carretera. Dinamarca con Morkov y Hansen, Italia con Viviani y Consonni, Australia con Cameron Meyer...", explica. Una tendencia que marca el ciclismo del futuro: "Vemos en la actualidad corredores que practican varias disciplinas: pista, carretera, ciclocross, mountain bike... Un ciclista polivalente y completo que pueda dar muchas cosas al equipo. Tampoco se llevan ya esos periodos durante el año de parar por completo, sino que la gente sigue entrenando y compitiendo mientras también da más publicidad a su equipo".

Para Mora, como también aseguró Torres a AS en su momento, las prioridades pueden cambiar después de la cita olímpica: "Si todo sale bien, la idea sería centrarme más en la ruta. No hacer la carretera como complemento, sino hacer una apuesta fuerte. Hay muchos ejemplos de gente que ha pasado de la pista a la carretera con grandes resultados y sería una motivación nueva". Tras su paso la temporada pasada por el Caja Rural, el salto de categoría lo lleva con humildad: "Sé que estoy para trabajar y es una labor que me encanta. Ya en la pista la persecución por equipos o la misma madison se corre colaborando con compañeros. Y ya vendrán las oportunidades. De momento me veo como un corredor rápido en grupos reducidos que también rinde en crono y que lo que más tiene que trabajar es la alta montaña".

Sentirse valorado

Lo cierto es que el de Villarreal vive un momento clave en su brillante carrera en la que acumula cuatro oros europeos y cuatro medallas mundiales (en 2019 fue campeón continental de scratch y plata mundial en puntuación). Pero que no siempre le ha abierto puertas. "Es verdad que a veces piensas que cómo con ese palmarés no hay más oportunidades como esta, pero en España siempre ha predominado el interés por el ciclista de grandes vueltas y alta montaña. Pero parece que eso va a cambiar. Y el ejemplo es esta oportunidad que nos ha dado el Movistar, equipo al que le estoy profundamente agradecido. Me ha aportado tranquilidad... y una motivación extra para Tokio".