Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

CICLISMO

De Marchi, al conductor que casi le arrolla: "¡Casi me matas por ir el primero a un quiosco!"

El ciclista publicó un texto en su cuenta de Instagram tras el episodio que sufrió, cuando un coche estuvo cerca de arrollarle. "¡Me podías haber mandado a un hospital... o a un ataúd!"

Alessandro De Marchi rueda junto a Julian Alaphilippe durante la sexta etapa del Criterium du Dauphine 2019.
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT AFP

El ciclista italiano del CCC Alessandro de Marchi publicó en su cuenta de Instagram el relato del duro episodio que sufrió mientras salía a entrenar por las carreteras de Buja, su municipio natal, cuando un coche que circulaba a gran velocidad estuvo cerca de arrollarle.

Ver esta publicación en Instagram

Sono stufo, letteralmente stufo e con i nervi a fior di pelle. Ho ancora male alla gola dal troppo urlare e inveire contro l’ennesimo automobilista durante l’ennesimo “quasi incidente” in cui sono stato coinvolto oggi. Non ce la faccio più. Mattina di oggi, domenica 17 novembre, qualche minuto alle 10. Parto da casa come ogni giorno e mi dirigo verso il centro di Buja, salendo verso la salita di “tonino 2” come è conosciuta qui. Salgo piano, sulla dx , senza intralciare. Circa a metà di questa percepisco prima il rumore di un auto e poi la sensazione di “sfioro” sul mio gomito e mano sx. L’auto, una grossa audi, mi passa, al triplo della mia velocità, sfiorandomi per una questione di cm, ripeto CENTIMETRI. Mi sbilancio, finisco sul marciapiede basso che segue la salita e con tutta la mia voce inveisco contro l’automobilista. Lo stesso viene fatto dall’auto che lo segue, una piccola jeep blu, che, avendo visto tutta la scena, a forza di clacson lo fa accostare . Da lontano vedo che l’automobilista della jeep discute con l’altro. Arrivo sul posto che l’audi è ancora ferma, gli grido che ha rischiato di ammazzarmi e mi viene risposto : “ Non ti ho mica toccato, vai a cagare !!!” Allibito non faccio in tempo nemmeno a replicare, che questo riparte sgommando. Riparte sgommando per fermarsi 200m dopo di fronte ad un’edicola! Arrivo giusto per fare la foto a targa, auto e guidatore (mentre scende per andare all’edicola ) e sentirmi ancora maledire dal soggetto. Caro automobilista ignorante, riguarda bene la mia faccia qui sotto nella foto, riguarda la faccia di quello che stavi quasi per ammazzare stamattina . Perché si, caro automobilista ignorante, il “toccarmi” di cui parlavi, nella migliore delle ipotesi mi avrebbe mandato dritto all’ospedale o su una carrozzina, nella peggiore dritto in una bara! Caro automobilista ignorante, oggi, con la tua bella Audi A6 grigia metallizzata, mi hai quasi ammazzato … per arrivare prima all’edicola! Caro automobilista ignorante ti odio con tutto me stesso e spero che tu legga queste righe o che qualcuno ricordando la tua auto pensi a te e te le faccia vedere.

Una publicación compartida de Alessandro De Marchi (@alessandro_demarchi) el

De Marchi comenzó con el relato de los hechos que tuvieron lugar en la mañana del domingo. "Estoy harto, literalmente harto y con los nervios a flor de piel. Todavía me duele la garganta después de gritarle al enésimo conductor durante el enésimo 'casi accidente' en el que estado involucrado hoy. No lo aguanto más. Mañana de hoy (por ayer) domingo 17 de noviembre, sobre las 10. Salgo de mi cada como cada día y me dirijo al centro de Buja, subiendo la cuesta del 'Tonino 2'. Subo despacio, por la derecha, sin cruzarme. A mitad de la subida percibo cómo se acerca un coche y después tengo la sensación de que se desbordan mi codo y mano izquierda. El coche, un Audi grande, me adelanta al triple de mi velocidad, y pasa rozándome por escasos centímetros, repito CENTÍMETROS".

De Marchi tuvo que poner pie a tierra tras el adelantamiento, al tiempo que otro coche se solidarizó con él e hizo parar al conductor que casi le arrolla para recriminarle la acción. "Perdí el equilibrio y acabo en la carretera y con toda mi voz le grito al conductor. Lo mismo hace el coche que le sigue, un pequeño Jeep azul, que ha visto toda la escena, logra tras tocar el claxon que el Audi pare. Desde la distancia veo que ambos conductores discuten. Llego donde está el Audi y le grito que ha estado a punto de matarme y me responde. "¡No he te tocado, vete a cagar!". El ciclista del CCC contó también cómo logró los datos del conductor. "No tengo tiempo para responderle y empieza de nuevo a gritar. ¡Grita para pararse 200 metros después delante de un quiosco! Llego y tomo una foto de la matrícula, el coche y el conductor (mientras baja a por los periódicos) y escucho que el conductor aún me maldice".

El ciclista italiano quiso mandar este mensaje al conductor que casi le arrolla y le advirtió que su imprudencia pudo acabar con un fatal desenlace. "Estimado conductor ignorante, guarda bien mi cara que aparece en la foto, guarda la cara de este al que has estado a punto de matar esta mañana. Porque, querido conductor ignorante, si se llega a producir el 'tócame' que me dijiste, en el mejor de los casos me habrías enviado al hospital o a una silla de ruedas... ¡y en el peor de los casos a un ataúd! Estimado conductor ignorante, hoy con tu hermoso Audi A6 gris metalizado, casi me matas... ¡por llegar primero al quiosco! Estimado conductor ignorante, te odio con todo mi corazón y espero que leas estas líneas o que alguien que conozca tu coche piense en ti y te permita verlas".

De Marchi quiso mandar un mensaje de agradecimiento al conductor del otro coche que sí paró a ayudarle. "Por el contrario, al conductor del Jeep azul: gracias por solidarizarte conmigo y ayudarme. Si va a leer este mensaje o alguien que reconozca su coche (una especie de Suzuki azul), contácteme".

Por último, De Marchi hizo un alegato para que los conductores respeten a los ciclistas en carretera. "Conductores en general. ¿Merezco esto? ¿Vale la pena arriesgar piel por el simple hecho de rodar por una carretera estrecha o con bastante tráfico? ¿O por qué me puse en medio de la calzada y te he hecho reducir la velocidad? Reflexiona: ¡puedes matar a alguien con tu coche! Y no matarás sólo a un ciclista. También matarás a un esposo, una esposa, un padre o una madre, un amigo...